La Panga


Mayahuel Hurtado

LA POLITICA es dinámica, a veces se predice, a veces no; hay liderazgos muy respetables y trabajadores, otros que sólo cimbran a la sociedad por sus escándalos o porque toman a la política como un “modus vivendi”, eso es lo que en realidad indigna a la sociedad, pues el oficio de la función pública, en el caso de funcionarios de primer nivel, legisladores, senadores, alcaldes, regidores, directivos y asesores, son bien remunerados; es decir, ganan al día no un salario mínimo, sino varios cientos de éstos, y no molesta el sueldo, molesta que pase un periodo y no se vea el trabajo acreditado.

Sin embargo, hay funcionarios muy activos, que se les ve trabajando por la gente, en eventos hasta por la noche debido a lo saturado de sus agendas, aquellos que en la necesidad y el desastre están ayudando a sus representados en los niveles de acción y de gestión.

Pero también existen los de relleno, esos que no cumplen, no accionan, y le causan mucho daño a la ciudadanía que representan. Lo curioso del caso es que se les premia dándoles de nueva cuenta un puesto, donde puedan ganar mucho por el mínimo esfuerzo, pero lo más grave es que recibirán un puesto que representa un atraso de años, de acuerdo con el porcentaje de la población que representen. Eso y una bofetada para los ciudadanos, no tienen comparativo.

En recientes fechas, tras el caso de Ayotzinapa, quedó al descubierto la más aberrante impunidad. Aún no encuentra a los 42 estudiantes desaparecidos, pero más triste aún, muchos en la matanza de Tlatelolco siguen sin aparecer desde 1968 y que decir de los del caso de Santo Tomás, en 1972; la historia de nuestro país se ha manchado de sangre y la apuesta siempre es a que todo se olvida.

Para nadie es una sorpresa que líderes de partidos políticos han abandonado las filas para unirse a la sociedad y buscar diferentes alternativas de gobierno, pues la sociedad está cansada de que siempre los mismos roten posiciones como si fuera partido de voleibol.

¡Basta de ser espectador!, la sociedad requiere convertirse en árbitro y buscar en estos comicios no al más guapo, al más joven o simpático, no al que regale más tortilleros, gorras, playeras, no al que mejores eventos realice, no al más popular, no al favorito de muchos. La ciudadanía va a elegir al que presente los proyectos que beneficien a todos, el que tenga la capacidad para gobernar y un trabajo con la sociedad acreditado.

Los ciudadanos elegirán a la persona, sea hombre o mujer, con la sagacidad de generar compromisos sociales pero con la inteligencia y capacidad para resolverlos. Las hemerotecas no mienten, habrá que hacer un viaje y así el ciudadano con el poder de su voto, elija al mejor.

AHORA CIERRAN carriles como forma de protesta laboral y es que cabe señalar la gran irresponsabilidad de la empresa que desarrolla los trabajos en el tramo Jalipa-Puerto, donde el cierre fue por dos horas.

Lo que sí es una gran necesidad, es que en las zonas críticas de flujo vehicular, donde se desarrollan los trabajos, queden estrictamente prohibidos los cortes a la circulación que no obedezcan a un mandato de la autoridad y para seguridad de los porteños o de la cadena logística.

No podemos exigir un derecho transgrediendo el derecho legítimo de otros para circular y generar gran parte de la economía en el estado. Por otra parte, deja muy mala impresión que a estas alturas del siglo XXI, los derechos de los trabajadores sean violentados.

LA PESCA y sus aristas la estancan, pues en el inter que se dieron apoyos a los pescadores por parte de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) en Manzanillo, hubo severos señalamientos para quien lleva las riendas de la Conapesca.

Pero vámonos unos meses antes, cuando los pescadores y representantes de las diferentes cooperativas acudieron a un Miércoles Ciudadano a pedir se reagruparan, pues había en la lista muchos “aviadores”; es decir, personas que en su vida se han subido a una panga y han tomado una red para pescar; sin embargo, sí reciben apoyos, lo que lastima y agravia los derechos de quienes por décadas se han dedicado a la pesca, que es la actividad más antigua en el puerto de Manzanillo.

Las autoridades en definitiva deben intervenir y atender las demandas de este sector pesquero, pues debe ser muy indignante trabajar para capturar producto del mar o las lagunas y que existan varias restricciones, mientras que éstas no aplican a quien practica la pesca como hobbie o deporte.

Lo más injusto debe ser, sin duda, que personas que ni tarraya tienen, reciban beneficios por estar en una lista.

LOS DOCENTES se preguntan si la maestra Armida Núñez, actual regidora en el Ayuntamiento, estará presente en las boletas electorales. Nadie debe olvidar que la maestra, aparte de ser una lideresa social muy apreciada, también es una docente que fue promotora del desarrollo comunitario en diversos puntos del puerto.

Es así como madres de familia y compañeros maestros identifican a la maestra Armida, en su actual cargo, una mujer altruista, de trabajo, de rectitud y gran visión para el desarrollo social.

La maestra Armida tiene canicas para jugársela, trae votos y como lo he manifestado, sería un gran error omitir su participación en esta jornada electoral, nadie se puede dar el lujo de quitar de su lista a quien tiene más de cinco mil seguidores en el Facebook, sin contar a sus simpatizantes y compañeros maestros, que no usan las redes sociales por diversos motivos.

FINALIZO mi columna mencionándole a usted que el hijo de un legislador local está pidiendo apoyos en la presidencia municipal y me digo ¡caray, yo sí soy asalariada! Pero creo que su padre gana muchas veces mi salario, sin contar su comisión en una dependencia de gobierno, lo cual resulta no bien visto por los trabajadores y algunas personalidades de la política porteña.

Esperemos esto se detenga, que como padre cumpla con su hijo, pues el tema ya dejó de ser rumor y esta información en tiempos electorales, para quien aspira a ponerse en la línea de arranque, sería sin duda alguna, un pésimo dato para colocarse como ejemplo. Ya ni decir, para pedir el voto de la ciudadanía.