La Panga


ENTRE BONOS Y LUDOPATIA

SE ACABARA LA ECONOMIA

Mayahuel Hurtado Ortiz

Me encantaría participar en un concurso en el que me dieran como premio una regiduría, una alcaldía, una diputación local o federal, ser parte del Senado de la República y por qué no, me encantaría tener todo ese dinero que ellos reciben en un bono navideño, para utilizarlo en buenas obras, por ejemplo, apadrinar a los niños que no tienen para los desayunos escolares, abrigar a los viejitos en la temporada de frío, regalar un kit a las madres solteras que en esta época no tienen para lo indispensable y están a días del alumbramiento de sus bebés, regalar fisioterapias a los niños con capacidades diferentes, regalar placas dentales a personas de escasos recursos, en fin, qué no se podría hacer con tan estrepitosas cantidades.

Primero recordar que los legisladores federales recibirán un bono de $506 mil, considerando que se apretaron un poquito el cinturón, ya que este bono estaba contemplado para ser de poco más de $700 mil y que si multiplicamos por el número de curules federales, la cifra final nos permitiría realizar varios milagros en Navidad.

Ante estas acciones, debo aplaudir a quienes se pronunciaron a favor de rechazarlo, pero les pediría que también utilizaran a los medios de comunicación para que nos explicaran a los ciudadanos el fin que tendrá ese recurso que están regresando a las arcas públicas, esperando siempre que el beneficio sea para los sectores más vulnerables.

Los diputados locales recibirán, entre otras prestaciones de fin de año, un bono de $116 mil, mismo que es para premiar su encomiable labor legislativa en beneficio de la ciudadanía. Los regidores no se quedan atrás, pues se habla de que recibirán entre 90 y 100 mil pesos por la prestación navideña. En el caso de los senadores de la República, éstos perciben un salario que en promedio es 60% más alto que el de los legisladores federales, lo que nos llevaría a la conclusión de que Jorge Luis Preciado, Hilda Ceballos e Itzel Ríos, cada uno, estaría percibiendo un cheque con una cantidad cercana a los $800 mil.

En el Congreso de la Unión tenemos a un total de 500 diputados federales, de los cuales, 7 son de Colima: 3 del PAN (Gretel Culin, Fernando Antero y Eloisa Chavarría), uno más del PRI (Kike Rojas), uno del Pvem (Virgilio Mendoza), una más del PRD (María Luisa Beltrán) y el último del Panal (Javier Pinto ). Entre los 7 recibirán un aguinaldo de tres millones 542 mil pesos, pero a lo largo del último mes, en lo que se refiere al paquete presupuestal del 2017, entre los siete, sólo fueron capaces de conseguir dos millones de pesos para ser invertidos en el estado de Colima. Lo que significa que recibirán más de aguinaldo que lo que fueron capaces de conseguir legislando para beneficiar a nuestra entidad.

Con todo respeto, considero que esta prestación deberá ser otorgada en base a rendimiento, y los federales o locales o cualquier funcionario que recibe esta prestación acredite con trabajo y resultados merecer este premio económico, de lo contrario, que se regrese a las arcas pública el recurso y sea utilizado en programas y acciones para beneficiar a los sectores más golpeados por la economía.

Lo que se están repartiendo no es dinero de ellos, es de todos los mexicanos, y apelando a mi derecho como ciudadana, exijo de manera respetuosa sea haga una revisión exhaustiva del tema para regular jurídicamente este tipo de prestaciones. Tienen derecho a un aguinaldo, porque son trabajadores como usted y como yo, pero a lo que no tienen derecho es a autoautorizarse bonos navideños, anuales, de fin de legislatura, cajas de ahorros, viajes, etc., abusando de sus facultades legislativas que les otorga la ley.

Señores, no queremos que renuncien a un bono, los ciudadanos pedimos a gritos que esas prestaciones autoautorizadas desaparezcan y sean destinados en otros rubros. En aras de la justicia social, estaré atenta a toda reacción que genere esta columna.

Para variar, los sitios que están últimamente a reventar son los enfocados a la ludopatía, los llamados casinos, y no los culpo, por $70 usted come muy bien, desayuna o cena y además tiene puntos gratis para jugar en la máquina de su preferencia.

Lo malo del asunto es cuando se acaban los puntos de cortesía y le tiene que ingresar dinero de su bolsa, con la esperanza de generar un bingo o un premio mayor. Y en estas épocas de tanta turbulencia económica, dicen que el perdido va a todas y es por eso que en algunos horarios del día, más específicamente en la tarde y en la noche, vemos centenares de ludópatas que acuden de manera puntual a su cita.

LOS REMOS DE LA PANGA

REMO: Las Aguilas del América vencieron 2-1 al equipo Jeonbuk en el Mundial de Clubes y avanzan a semifinales, donde se enfrentarán al Real Madrid. Miles de americanistas en Manzanillo con banderines, portando la camiseta y a través de fotos, memes y videos, compartieron su alegría en las calles y a través de las redes sociales. ¡América está haciendo historia en el marco de su centésimo aniversario! Y además está sacando la casta por nuestro país.

Se el primero en comentar en "La Panga"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.