La Panga


Mayahuel Hurtado.-

COINCIDO en que Ignacio Peralta y Federico Rangel son quienes encabezan la lista de los diez aspirantes a la candidatura del tricolor; de ahí, sólo la proximidad más cercana es la del diputado Arnoldo Ochoa.

Estos tres personajes representan la mayor fuerza al interior del tricolor y no debemos confundirnos, si en estos tiempos habláramos de una elección para la gubernatura, de estas tres cartas debe salir el próximo candidato a gobernador de Colima por el PRI y se preguntará, amable lector, ¿por qué? A continuación le presentó lo que dice la gente:

Federico Rangel, de los tres, es quien tiene el liderazgo carismático y por naturaleza es el promotor de la sociedad, atributo que nace de su vocación magisterial. En un gobierno municipal que se caracteriza por la gran capacidad de organización, gestión y desarrollo de la infraestructura de la capital, la gente reconoce en el profesor Federico Rangel al aliado para que Colima encontrara la estabilidad en el tema de la seguridad pública, situación que aquejó a Colima por meses y que por fortuna, ya no es la etiqueta que ahuyenta al turismo en el estado.

Antes de eso, en la Secretaría de Educación, tuvo la cercanía con las comunidades en zonas urbanas rurales e indígenas y es durante su gestión cuando Colima alcanza el reconocido título de “Modelo Educativo Nacional”, siendo en este mismo periodo cuando los planteles, de manera histórica, recibieron el mejor equipamiento, los maestros la capacitación y la nación se encontraba en la antesala de la Reforma Educativa.

Ignacio Peralta, sin duda, el hijo colimense que logra estar en una subsecretaría de estado, en la de Comunicaciones y Transportes.

A “Nacho” Peralta se le reconoce su sagacidad para estar en los foros internacionales más importantes que catapultan a México en la era de la modernidad tecnológica. No debemos olvidar que él ha representado al titular de la SCT y ha dejado en alto el nombre de Colima. Tiene seguidores en Manzanillo, Colima y el resto del estado, su acierto más grande será el impulso de la conectividad por internet y los beneficios de las telecomunicaciones, pues él participó de manera activa en la reforma de ese ámbito.

Entre los últimos logros, está la red pública gratuita en el estado y la entrega de pantallas a personas de condiciones económicas limitadas, pues con la modernidad en telecomunicaciones, los televisores serán aparatos obsoletos que no podrán transmitir la nueva señal, este beneficio cobijó a miles de ciudadanos que no estarían jamás en condiciones de adquirir una pantalla, pues hasta la zona rural han llegado dichos apoyos, a través de la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol).

Arnoldo Ochoa es el político más experimentado de los tres, pues nadie olvida los diversos cargos que ha ocupado tanto en la función pública como en la universidad. En estos años no sólo ha incrementado su lista de amigos, aliados y seguidores, con su actual gestión en la Cámara de Diputados, como presidente de la Comisión de Puertos y Marina, ha impulsado el desarrollo del puerto de Manzanillo y, por consiguiente, el desarrollo en todo el estado y eso no sólo se resume a movimiento de cargas contenerizadas, sino a trabajar para que Manzanillo siga liderando los puertos en el país, por ello la familia logística se siente cómoda con la figura de Arnoldo Ochoa.

Después de ellos, veo muy difícil que alguien de los diez aspirantes del PRI pueda ser considerado para contender en la próxima elección.

VIRGILIO Mendoza Amezcua está en la antesala de la elección, pues a todos nos queda claro que es el abanderado del PAN, fruto de un consenso inteligente al interior de ese partido y que tiene grandes posibilidades de ganar la elección del próximo domingo siete de junio de 2015, pero de acuerdo a los datos aportados por Berumen, existen miles de panistas que consideran que el porcentaje asignado a Virgilio Mendoza es injusto, lo definen alejado de toda realidad, debido a que tiene fuerza en Armería, un porcentaje muy interesante de Tecomán, y es en Coquimatlán y Comala donde sus seguidores suman una cantidad por demás interesante. No debemos olvidar a Cuauhtémoc, lugar en el que recientemente fue bien aceptado por los pobladores.

A nadie deben quedarle dudas que Virgilio Mendoza representa un adversario durísimo en una elección y es en la medida en que valoren esta realidad de circunstancias, en la que quienes aspiran a portar la bandera del PRI podrán encontrar la brújula que los conducirá a la recta final, pues pensar en ganarle a Virgilio representa ganarse una gran parte del corazón de los porteños, quienes por número de pobladores ya definen el resultado final de unos comicios electorales. No deben descuidar el liderazgo y las fortalezas del edil porteño.

SIGUIENDO con precandidatos, centremos la mirada en Manzanillo, donde el señor Guillermo Topete Palomera cada día suma más seguidores que no están contentos ni con melón (“Pico”) ni con sandía (Morán). Y es que no es para menos, la gente quiere ver candidatos más cercanos a su realidad, gente de campo, cercana y de trato directo. No quieren discursos fabricados ni poses. Para ellos, “Memo” Topete es una buena opción para la alcaldía porteña.

UNO DE los precandidatos con mayor estrés en esta etapa que se vive en Manzanillo sin duda es Francisco Zepeda, ya que su participación como diputado federal no ha sido evaluada como para asignarle un diez y quienes lo apoyaron para la diputación, consideran que aún hay pendientes por sacar adelante en las colonias, barrios y comunidades en las que fue a pedir el voto.

Se enfrascó en la guerra de las redes sociales y se le vio en los últimos meses muy atareado, aún con eso, sabe generar las condiciones para entornar y es quien en lugar de dividir pretende sumar aliados a su movimiento.

Para “Pico” Zepeda quedó sellada la aspiración a la presidencia municipal de Manzanillo desde la designación de Armida Núñez García; sin embargo, sus alianzas con los universitarios, algunos grupos de ciudadanos y su infantería de siempre con gran entusiasmo están en pie de lucha y con los mejores ánimos de ganarse la estafeta para contender en la elección por Manzanillo.

TRISTE la caída de Fernando Morán, se quedó en las promesas, en los proyectos, algunas obras dejarán huella por su buen desempeño, pero el tema de los mercados es una de las astillas en el pie de los porteños.

Se fue el tiempo, las historias regresan, las más amables, pero también algunas que son lastimeras. ¿En qué momento perdió el rumbo?, nadie se lo explica, sólo la ciudadanía confía en que estará en la planilla del PRI, pero ya no lo ven como candidato a la presidencia municipal, pues su pasada presentación en el restaurante El Caballito, dejó más que clara una alianza con el que meses antes fuera su más ferviente adversario y ese cuento, amable lector, la gente porteña, la del día a día, no se la cree para nada.

Es por ello que Fernando Morán, ya sin brillo y sin participación en eventos con gran participación ciudadana, se va perdiendo en el camino, rumbo al congelador.

Esto es lo que dice la gente a nivel de calle, lo que se interprete, no es responsabilidad mía, sino de los sucesos y los tiempos, en eso querido lector, ni usted ni yo, tuvimos ninguna injerencia.