La Panga


Mayahuel Hurtado.-

SI se manifestaron en Manzanillo por la desaparición de los 43 normalistas en Ayotzinapa, increíble que este lamento guerrerense haya traspasado las fronteras de aquella entidad; en el Centro Histórico se manifestaran antier 20 de noviembre poco más de 200 personas de diferentes edades para protestar por los normalistas desaparecidos, con el ya tradicional “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, su movilización comenzó desde el Bachillerato No. 8 hasta la presidencia municipal, vestían de color negro, en virtud que a través de las redes sociales se hizo un llamado para protestar en diversos puntos del país, haciendo movilizaciones.

Como docente repruebo los lamentables  hechos que han cubierto de luto a nuestro país, como maestra normalista repudio la forma en cómo la juventud es violentada y cómo en un abrir y cerrar de ojos truncaron la vida, las carreras de estos muchachos, sembraron dolor en las familias y terror en la sociedad. Esto debe servirles de ejemplo a nuestros jóvenes para valorar que en Manzanillo y el resto del estado, se pueda mantener casi en su totalidad la paz social, donde se vea a las familias caminar en las calles, a los jóvenes congregarse en jardines y plazas y a los niños disfrutar de cada una de sus etapas, en un entorno seguro.

Si hacemos un comparativo con otras esferas sociales, Colima no presenta casos tan atroces como Guerrero, Jalisco, Michoacán, DF, entre otras entidades en las que lamentablemente la violencia es el pan nuestro de cada día. Elevo mis plegarias por los fallecidos y sus familias y pido de manera respetuosa, no se utilice la buena voluntad de los jóvenes porteños para obtener unos cuantos litros de protagonismo en la antesala electoral. Los legisladores pueden hacer mucho desde el Congreso para garantizar la paz social, los líderes de movimientos ciudadanos, pueden coadyuvar a las autoridades para evitar que estos lamentables hechos lleguen a ocurrir en nuestro estado.

Habitantes, automovilistas, conductores, ciclistas se quejan amargamente de que las vialidades de Manzanillo desde el tramo Jalipa hasta El Tajo y parte del Sector 6, se encuentran completamente tronadas, las vialidades en ciertas horas del día resultan un verdadero infierno, el polvo y el ruido para moradores y comerciantes comienza a ser desesperante y nadie dice cuándo van a concluir las obras. Esperemos que a inicios de 2015 nos informen que ya se integró el proyecto ejecutivo y que se tiene fecha exacta para que los ciudadanos realmente estén enterados de en qué momento terminará este vía crucis.

Los danzantes guadalupanos ya se escuchan, en barrios y colonias de diferentes puntos del puerto de Manzanillo se preparan en la tarde-noche como las diferentes agrupaciones de danza que cada diciembre ofrecen sus bailes a la morenita del Tepeyac y no es para menos la Virgen de Guadalupe es la más venerada en todo México y parte de América Latina. Por ello sus fieles con orgullo visten 12 días de diciembre con huipil o de manta, por ello danzan y avivan cada año la fe, integrando a más personas de diferentes edades para preservar esta tradición tan importante en el calendario de los católicos. Así que si quiere venerar a la Virgen Morena, intégrese a algún grupo o espérese a los festejos para que pueda apreciar las estampas guadalupanas que cada año engalanan el Centro Histórico de Manzanillo.

Desde septiembre comenzó la venta de artículos navideños y es noviembre en algunos sitios ya están agotados o en remate para sacar esa mercancía, lo cual es una clara muestra que la euforia navideña será intensa este 2014 y esperemos que el ayuntamiento vista de luces nuestra ciudad y deje una grata impresión a quienes nos visitan, pero lo más importante, que se busque que en ningún hogar haya una noche amarga que enturbie estas fechas que están hechas para disfrutar en familia.

Cierro mi columna con una felicitación a la patrulla juvenil, quienes fueron los más aplaudidos en el pasado desfile del 20 de noviembre, la gente impresionada por sus rutinas, por su presencia y seriedad para presentar cada ejecución que por meses entrenaron para agradar a las familias porteñas.

Un acierto para su fundador Guadalupe Tene, para Virgilio Mendoza que es quien impulsó este proyecto y para sus padrinos, entre ellos el señor Guillermo Woodward y todos quienes han aportado su granito de arena para que este proyecto se siga nutriendo cada día.

Felicidades a los chicos, quienes algunos de ellos, son mis alumnos.