La mujer mexicana es libre para vestir, más no para actuar


Entrevista de Carlos Valdez Ramírez.-

Aunque viene de un país con tantas limitaciones y barreras para el desarrollo de la mujer, Fariba Khaliliarabi Amino encontró en México un mundo de diferencias marcadas, entre la mujer iraní y la mexicana, las cuales no están definidas por la fe, ni por el hombre, sino que son realizadas por las interpretaciones que cada cultura le da.

Fariba nos cuenta que en México existe la gran libertad de oportunidades para las mujeres, pero que son ellas mismas las que no han querido desarrollarla, pues todavía sigue esclavizada en recuerdos de etapas de siglos pasados, en donde su función sólo era un punto de reproducción.

Siguiendo con el apartado anterior, nos comentó Fariba que en nuestro país existen dos tipos de limitaciones comparables con Irán, uno de ellos a la vista del hombre es que la mujer iraní tiene que estar tapada de cabeza a los pies con el chador negro; la otra limitación, que es invisible, representa la educación; por lo que Fariba dijo que la mujer mexicana está libre para vestir, pero no cuenta con una plena libertad en su forma de actuar, siendo un problema de condición mundial, donde quizás en el pasado era necesario que así lo fuera, pero en tiempos actuales cuando el mundo pasa por una etapa de juventud, ya no debe ser posible vivir con la limitación del pasado.

Durante la llegada a México de Fariba, nos dice que se percataron de la existencia de muchas otras limitaciones, gran parte debidas a la cuestión cultural y adaptación al idioma. Aseguró que la Fé le ayudó a entender que los países no existen, pues su país es la tierra entera, por lo que no sufrió en aceptar la realidad, tomándolo como un periodo de adopción a la nueva forma de vivir, pues el amor que le tiene a México, es el mismo que le tiene a cualquier otro país, pues a quien realmente ama es a los seres humanos, ya que para ella, la diversidad de raza, es la belleza del mundo, más no la diferencia.

Las similitudes que encontró entre las culturas de Irán y México, fueron muchas, pues las personas son seres muy serviciales, sociables y tienen mucho amor por dar.

Fariba nació en una familia predicadora de la fé Baha`i; por lo que desde temprana edad fue formada para creer que la tierra es un solo país con igualdad entre los mismos ciudadanos, donde creen que la vida es como una ave, donde una ala la conforman los hombres y la otra, las mujeres; por lo que el vuelo no podría llevarse si ambas no tienen la misma capacidad, así que invita a las mujeres de cualquier parte del mundo a esforzarse para ser un ejemplo y preparar a las nuevas generaciones, de modo que entiendan que no hay diversidad de género, pues somos complementos unos de los otros.