La Feria de Colima en una antigua hacienda

Mirtea Elizabeth Acuña Cepeda

 

La idea de hacer un stand en la feria que retomara la historia del lugar donde ahora se celebra, inició con la propuesta del director de Iffecol, Lic. Petronilo Vázquez, a la Sociedad Colimense de Estudios Históricos; esto se concretó en una sola, La Estancia, por ser en sus terrenos que ahora se instala la Feria de Todos los Santos.

Recordando aquella vieja hacienda, sabemos que se fundó en el Siglo XVI, La Estancia perteneció a don Manuel de Cáceres, a quien se atribuye la introducción de naranjos, posiblemente traídos de España.

En 1881, siendo ya propiedad de don Juan de Dios Brizuela, estaba valuada catastralmente en $108,330. El último dueño de La Estancia fue don Luis Brizuela Ornelas (1868-1936), hijo de don Juan de Dios y Josefina Ornelas.

La Estancia se considera una hacienda por las características de tener un casco, donde se ubican las viviendas y otras estructuras, como son el templo, los establos, la troje y el caserío de los “peones acasillados”, eran la gente de confianza del hacendado y habían recibido una casa en posesión, no propiedad, y que “montaban en caballo de la hacienda”; aunque por supuesto, tenían sus aves de corral, otros animalitos domésticos y su cabalgadura, fuese un burro, una mula o hasta un caballo.

Esta propiedad rural se destinó a la ganadería y a la agricultura, produciendo maíz y arroz, entre otros cultivos. Aquí estuvo la primer Escuela Agrícola Regional, fundada en 1936 en Los Llanos de San Bartolo, Tecomán, donde hoy se encuentran las Facultades de Veterinaria y Ciencias Biológicas y Agropecuarias, pero entonces se trasladado a La Estancia por motivos de salubridad.

Las estancias eran propiedad de grandes terratenientes que poseían mucho capital y eran las personas de mayor alcurnia y poder de la sociedad; también podían pertenecer a la Iglesia.

En terrenos de esa hacienda se celebra actualmente una de las fiestas populares más antiguas de Colima: La Feria de Todos los Santos; en los primeros tiempos se conmemoraban los días de todos los santos y los fieles difuntos, desde la fundación de la Villa de Colima, por lo que se podría afirmar que se remontan en más de 490 años.

La Feria de Todos los Santos ha emigrado por distintos espacios de la ciudad. La primer Feria Agrícola, Ganadera, Comercial e Industrial del estado de Colima, se instaura por Decreto 69 de fecha 22 de septiembre de 1934, celebrándose en el jardín Libertad.

De ahí se trasladó al Núñez o Plaza Nueva, al que dijo adiós en 1958. Al siguiente año no se efectuó la Feria, Colima estaba de luto por el Ciclón de 1959. Al año siguiente tuvo lugar en las instalaciones de la Unidad Deportiva “Ignacio Zaragoza”, frente a la Piedra Lisa.

En 1978 emigra de nuevo, para llegar a los terrenos de La Estancia, que entonces se veían lejanos, a tres kilómetros de la ciudad de Colima, por lo que se vaticinaba que sería un fracaso; el cual no se cumplió, la ciudad alcanzó a la Feria. A través del tiempo, ésta, una fiesta provinciana, ha dejado huella e imborrables recuerdos en quienes la hemos vivido.

Hoy, la Feria de Todos los Santos se realiza desde en parte de los terrenos que pertenecían a La Hacienda de La Estancia, en éstos se ubica también una colonia del municipio de Colima y propiedad ejidal, como La Estancia y Cardona.

Se el primero en comentar en "La Feria de Colima en una antigua hacienda"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.