Julio Cesar festeja con lágrimas triunfo sobre Chile


El portero de la selección brasileña de fútbol, Julio Cesar, héroe de la dramática victoria que logró hoy el equipo anfitrión en penales sobre Chile, festejó hoy con lágrimas, su reconciliación con la afición de Brasil.

A Julio Cesar se le señaló como “el villano” por la eliminación de la “canarinha” ante Holanda en cuartos de  final de Sudáfrica 2010,  tras lo cual se alejó de la selección en los años siguientes.

Con su convocatoria por el seleccionador Luiz Felipe Scolari, cuestionada por analistas deportivos y la afición brasileña, el veterano guardameta tuvo este sábado la oportunidad de reescribir su historia en la “verdeamarela”.

“Sólo Dios y mi familia saben lo que he pasado estos años y lo que significa esta tarde para mí,” dijo entre lágrimas el portero de 34 años, quien pasó las últimas temporadas con un equipo de Canadá, cedido a préstamo por el Queens Range Park, de la segunda división inglesa.

“Cuatro años atrás di una entrevista muy triste y muy emocionado, ahora la repito, pero con felicidad”, declaró Julio Cesar a la televisión brasileña tras el partido, cuando recibió el trofeo por el “mejor jugador del partido”.

“Mi historia en la selección brasileña no acabó”, agregó.

Además de parar los tiros en la primera ronda de penale de Pinilla y de Alexis Sánchez, Julio Cesar impidió la victoria chilena durante el tiempo reglamentario al defender un disparo de Arenguiz en el minuto 64.

El partido terminó igualado a un tanto, resultado que se mantuvo en la prórroga, lo cual derivó en la tanda de penales.