Jóvenes vejados y desnudados por la policía municipal


Luis Alberto de la Mora.-

Un operativo en el que se usaron seis patrullas, sólo para detener a dos jóvenes que se retiraban de un parque mientras consumían alcohol, resultó en una pesadilla en los insultos y de las vejaciones de que fueron objeto.

El regidor Arturo Ramírez Alanís, presidente de la Comisión de Derechos Humanos en el cabildo, atendió la denuncia de estos dos jóvenes al parecer agredidos.

Víctor Manuel Reyes López, víctima de este suceso, explicó que el pasado domingo 16 de noviembre estaba en un parque conocido como “Los Mangos”, consumiendo bebidas embriagantes con un amigo.

Menciona que una patrulla de la policía municipal llegó al lugar y les pidió que se fueran a lo que accedieron sin problemas.

Tras esto, llevaba a su acompañante a su casa, a unas cuadras de donde se encontraban reunidos, sin embargo notaron a la patrulla que los había retirado del lugar con sus tripulantes hablando por radio. Aquí comenzó su pesadilla.

“(Llegaron) 5 ó 6 patrullas. Una se me atravesó adelante, otra atrás y así se quedaron y ahí se bajaron los policías”. Tras esto, los agentes pidieron que se bajaran del auto, accediendo sin problemas y entonces al bajarme, me esposaron de las manos, sin explicarle la razón de la detención”.

“Al llegar a la cárcel en la Dirección de Seguridad Pública, comenzaron las burlas y los insultos”, menciona Reyes López.

Los dos detenidos fueron obligados a desnudarse “por protocolo y que si no lo hacía lo iba a hacer a la fuerza”, menciona el denunciante, dañando la ropa del acompañante de Víctor Reyes.

Al reclamar sobre su camiseta ensuciada y dañada por los municipales, uno de estos dijo con tono de burla: “¿Para qué te preocupas? Si tu esposo tiene una tienda de ropa”, refiriéndose a Reyes López.

Sin más, fueron recluidos en una celda, mientras los policías continuaban con sus burlas y vejaciones, mientras que el juez calificador llegaba a ver el caso y un médico tomaba pruebas para corroborar estado de alcoholismo, cuyos resultados nunca se los dieron a conocer.

Sin nada que imputarles y tras pasar más de una hora en la cárcel y cobrarle 550 pesos por “cuotas de la grúa y 250 pesos por los exámenes médicos, los policías lo “obligaron” a firmar una multa por 1,400 pesos, dejándolo libre tras acceder, “con la condición de que no tomara ninguna represalia legal contra ninguno de los elementos. Me dijo el policía y el juez”, agrega Víctor Reyes.

Tras escuchar este caso, el regidor Arturo Ramírez Alanís, dijo a los afectados que solicitará una investigación sobre el hecho, además de plantear en cabildo el caso con el propósito de que se sancione a los policías que pudieron incurrir en una falta grave.