Instalarán el acelerador lineal


En el Instituto Estatal de Cancerología de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado se colocó la placa-base en la que se instalará el acelerador lineal de última generación que pesa siete toneladas, como parte de la etapa de preinstalación del mismo que incluye la puerta blindada y los sistemas de electricidad del bunker y de la sala de control.

La Secretaría de Salud estatal informó que en los bunkers donde estará el acelerador lineal se realizan los trabajos de alineación, soportes, conexiones eléctricas, motores y ductos que se requieren para la instalación del equipo, los cuales están siendo apoyados por la empresa intermediaria.

Con la conclusión de esta preinstalación, se solicita permiso ante la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, organismo que rige en el país el uso de radiaciones ionizantes, para instalar el acelerador en coordinación con la empresa intermediaria, el fabricante y el Instituto, una vez que la Comisión emita la autorización.

La dependencia recordó que se realizará una inversión adicional de 2 millones de pesos para la instalación del mismo en los bunkers y el período de pruebas, de tal manera que se cubran todos los requisitos que pide la Comisión Nacional para evitar fugas de radiaciones y obtener el permiso de este organismo federal para su operación.

Explicó que después de la instalación del acelerador lineal se realizará el trabajo de “comisionamiento”, a fin de obtener la licencia de operación y estar apto para atender el primer paciente, de tal manera que se pueda emitir radiación, tomando medidas para la caracterización del haz de la misma.

La Secretaría de Salud mencionó que junto el IEC han presentado este proyecto ante los responsables de las autorizaciones de la Comisión Nacional, por lo que tienen conocimiento del mismo y del avance que tiene.

Finalmente, señaló que el acelerador lineal que adquirió Colima está a la vanguardia en radioterapia en el país porque es un equipo de última generación que dará terapias con más precisión y eficiencia y con menor daño colateral en los pacientes, de tal suerte que proporcionará hasta 30 sesiones por turno y con una radiación que cubrirá menos de 5 centímetros en el órgano dañado a tratar.