Iniciativa del PAN para prohibir fotografías oficiales del gobernador y alcaldes


El diputado del PAN, Orlando Lino Castellanos, presentó una iniciativa para que el gobernador del estado y  los alcaldes de los municipios de  nuestra entidad no puedan en ningún caso realizar erogaciones con cargo al presupuesto público para la toma, impresión, reproducción y distribución de fotografías oficiales de su persona. Tampoco podrán distribuir o incentivar el uso de fotografías de su persona en las instalaciones de dependencias públicas municipales o estatales.

Lino Castellanos  argumentó que la utilización de “fotografías oficiales” que al inicio de las administraciones de gobierno se colocan en cada oficina pública del Poder Ejecutivo Estatal y de las presidencias municipales, es una  medida en la que se usan recursos públicos para hacer culto a la personalidad, ya que  se erogan grandes cantidades de los presupuestos estatal y municipales en tomar “fotografías oficiales” para distribuirlas en todas las dependencias de gobierno.

El legislador por Coquimatlán,  abundó que, ante la necesidad de hacer un uso racional del presupuesto público,  tener la fotografía del servidor público estatal o municipal en cada una de las instituciones que conforman el aparato gubernamental, es un gasto innecesario,  además de que no trae consigo utilidad gubernamental o pública alguna, pues una vez finalizada la gestión de gobierno, estas “fotografías oficiales” son retiradas para darle paso a las del nuevo gobernante.

“Es necesario desarraigar de la cultura política de los colimenses la idea  que el servidor público electo, por el sólo hecho de estar en una posición pública, sea visto como un personaje superior en privilegios, a quien se debe contemplar y adular, como lo sugieren las imágenes oficiales”, dijo Orlando Lino.

El legislador de Acción Nacional  comentó que estamos ante un doble vicio: La vanidad, egolatría y culto a la personalidad no sólo es dañino para la democracia, sino que se fomenta con dinero de la sociedad. Cada fotografía que contribuye a glorificar al Ejecutivo estatal y al presidente municipal es pagada por las contribuciones que los colimenses realizan, en contravención a la política de Estado de racionalización del gasto público y dañando cualquier principio democrático existente.

Orlando Lino pidió que el Congreso estatal apruebe esta iniciativa, para limitar el culto a personalidad y salvaguardar el interés público, evitando que haya desvíos de recursos públicos y gastos excesivos e innecesarios.