Indira: Su visto bueno, una de las reglas no escritas

Punto (.) Rojo | Foto: Especial

Hace nueve semanas, en este espacio, comentamos que junto con su designación como candidata de Morena a la gubernatura de Colima, Indira Vizcaíno Silva había recibido, por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, dos facultades meta constitucionales:

A.- El liderazgo: Desde el momento en que se definió su candidatura, Indira Vizcaíno es la líder de Morena en Colima. No hay, en todo el estado, nadie por encima de ella. Y una de las reglas básicas del poder es que este se ejerce de una manera lineal.

B.- El Visto Bueno: En su rol de líder de Morena, Indira tiene una facultad enmarcada en el ABC de la política. Ella y nadie más que ella, tiene la facultad para dar el visto bueno o de vetar alguna candidatura dentro de su partido político.

 Por lo tanto, en las horas previas a que Morena anuncie de manera pública quienes serán sus candidatos a puestos de elección popular, no hay que hacernos bolas: Indira Vizcaíno definirá los nombres de quiénes serán sus compañeros de viaje en la aventura electoral que termina el próximo domingo 6 de junio.

Es el tiempo de Indira, es la era de Indira. Ella trae en sus manos toda la confianza de López Obrador y de todo lo que representa la Cuarta Transformación.

En las próximas horas veremos, con los nombres de candidatas y candidatos a alcaldes y diputados locales, la primera decisión de poder de Indira. Los que salgan postulados serán los candidatos de Indira. Y eso, a todos debe quedarnos claro y todos somos todos.

Y es que, hay una conclusión de política orgánica: El poder es para ejercerse. ¿O no es así, amable lector?