Homilía


AUMENTEMOS NUESTRA FE

 

Antonio Flores Galicia

 

Es importante lo que nos dice Cristo este domingo: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decir a ese árbol frondoso: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, y los obedecería”. Y cuando regresa tu trabajador: “Entra en seguida y ponte a comer”. Lo atiende y no tiene ni siquiera que agradecerle. Y nos pide que así seamos, como el trabajador: Que hagamos el bien sin querer que nos den, que seamos buenos con todos, porque es lo correcto y Dios nos premiará al morir y hasta mientras vivamos.

Se nos habla de la fe. Fe es confianza y certidumbre, creencia y seguridad; hay esperanza y certeza, evidencia y convicción; vencemos todo lo que se diga en contra de algo y actuamos conforme a lo que se nos dice, quitando todos los oponentes; estamos seguros, nada contrario aceptamos; hay evidencia en nosotros. La fe no lo manifiestas con llevar a los templos un ramo de flores. Qué desviados estamos en esto de la fe. Nos creemos llenos de fe, porque asistimos a diversos actos religiosos, porque estamos bautizados o ya nos casamos. Cuánto hay que quitar y poner en esto de la fe.

Frecuentemente hacemos maldades, decimos que creemos en Cristo, pero no hacemos lo que deben hacer sus creyentes, sus seguidores. Veamos la conducta de tantos católicos. Si recibieron ya los sacramentos, pero qué rara es su conducta, creen que porque ya fueron a misa o porque dieron una limosna, ya son gente llena de fe. Pero veamos la triste realidad: Hay problemas en su hogar, descuidan la educación de sus hijos, van al templo porque les insistió su esposa; pero qué triste conducta tienen. Las parroquias se llenaron de asociaciones, pero son grupos que buscan dinero, es búsqueda de economía.

Veamos cómo es la conducta de los cristianos, los católicos, los seguidores de Cristo.

Estamos demasiado desviados. Cuánto criticamos la conducta de los de otras religiones y no quitamos nuestras maldades. También los de otras religiones creen que con llevar su Biblia por las calles están bien y nada saben de la doctrina de Cristo. En una parroquia llegaron tres jóvenes a mi casa para hablarme de la Biblia, no sabían quién era yo. Les pedí que me hablaran de Cristo. Dijeron mentiras y errores. Inicié a decirles de grandes errores y me dijeron: ¿Por qué sabe tanto? Les contesté: “Soy el párroco de aquí”. Me dijeron: “Mejor ya nos vamos”. Así son las cosas. Y los católicos ni siquiera van casa por casa hablando de eso de “La Fe”. Hacen reuniones para sacar dinero.

Los apóstoles le dijeron a Cristo: “Auméntanos la fe”. El Señor les contestó: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a ese árbol frondoso: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, y los obedecería”. Las personas que tienen fe, todo lo tienen. Ya quita esas expresiones: “Dios no me oye”, “el Diablo la trae contra mí”. Nada de Diablo. Eres tú el responsable de todo. Te dice Cristo: “No tienes porque no pides, pide y recibirás, busca y encontrarás”.

Es importante eso de la fe, pero está demasiado tirada hasta por los católicos. No tienen la conducta que deben tener. Solamente tienen conveniencias, se descuida totalmente la conducta. Tú, lector, examínate cómo eres, cómo es tu vida. Está con Dios. No vivas solamente esperando que Dios resuelva tus problemas si ni siquiera los has reconocido. No olvides la necesidad de reconocer lo que somos.

Ojalá que después de este domingo aumente la fe de muchos católicos, que se lleguen a una conducta recta y no convenenciera. No olvidemos que es importante hacer lo que debemos hacer, como seguidores de Cristo y nos dará, aunque no se lo hayamos pedido; nos dará lo que necesitemos. No olvides lo que se nos ha dicho: Al que está con Dios, nada le falta. Cuidado: Cuántos cantan y hasta gritan en los templos, llevan puños de rosas, hacen peregrinaciones; pero, qué triste conducta tienen.