Hay caras nuevas

Víctor Manuel Martínez. | Foto: Especial

Muchas veces se escuchan quejas que en la política no se ven caras nuevas, que hay puros dinosaurios, que son los miembros de siempre y muchos comentarios similares. Cuando el tal político ha dado buenos resultados, los ataques se atenúan, pero se señalan con índice de fuego a aquellos que tienen varias décadas saltando de una posición a otro sin mérito alguno. Por eso es bueno y satisfactorio encontrar de vez en cuando a una cara nueva que, como se dice, no está maleada, y trae muchas ganas de trabajar y hacer bien las cosas a favor de la población. Me llama la atención la presencia de una joven candidata a la diputación local por el Distrito IX por el partido Movimiento Ciudadano, de nombre Annett Tapia, quien desde hace algunos años se ha caracterizado por hacer mucho labor social, comunitaria y deportiva, sobre todo entre los jóvenes, y hoy, en ese afán por trabajar por los demás desde espacios más adecuados, está buscando acceder a la cámara de legisladores colimenses, en lo que es su primer experiencia política.

El distrito IX existe como lo conocemos a partir del 2016, en que se hizo una redistritación, es un área importante, ya que comprende todo el municipio de Armería, y una parte del municipio de Manzanillo donde hay muchas carencias, necesidades y problemas. Las áreas de Manzanillo que este distrito abarca son las siguientes: Parte de la Colonia Libertad, Punta Chica, Punta Grande, el Libramiento a El Colomo, El Garcero, La Sima del Progreso, La Floreña, San Buenaventura, Venustiano Carranza (Coalata), Nuevo Cuyutlán y Santa Rita; es decir, una amplia faja rural, así como una porción urbana en cuanto a colonias populares.

En estas áreas hay mucho por carecer, pues se carece de muchos servicios o estos necesitan mejorar en cuanto a su calidad, y se requiere de una persona con gran energía y visión para elevar ese nivel de vida, legislando con consciencia de a quien se está representando. Hemos visto el trabajo de esta joven con tan solo 27 años, que sabe sumar esfuerzos y reunir voluntades privilegiando el trabajo en equipo y estaría bien el considerar en algunas posiciones el dar oportunidad a jóvenes como ella a irse labrando un camino en la política local.

Ella misma sabe en carne propia lo que es la cultura del esfuerzo, pues su madre es trabajadora doméstica y su padre pescador. Con sacrificios asimismo Annett Tapia pudo culminar una carrera profesional como docente de educación básica y desde adolescente se ha involucrado constantemente en actividades sociales, siempre como una líder natural, y buscando ayudar a los demás.

En su discurso ha manejado que su objetivo será el de involucrar a la sociedad en la toma de decisiones desde el Congreso del Estado en caso de ganar la elección.

Vamos a ver qué sucede, pues es una opción interesante y diferente. Y ella es solo un botón de muestra, porque hay muchos jóvenes participando en política, y están buscando una oportunidad en esta ocasión.