Habitantes de Campos exigen reparaciones atrasadas

Playa de Campos, Manzanillo | Foto: especialPlaya de Campos, Manzanillo | Foto: especial

Los habitantes no permitirán que inicien obras en su territorio hasta que empresas privadas y de gobierno construyan y reparen infraestructura de la escuela de la comunidad

Hasta que se ponga el techado y se repare la cancha y áreas verdes de la escuela de Campos, así como el techado de la cancha de las personas de la tercera edad, los habitantes de esta comunidad manzanillense permitirán que inicien los trabajos de la empresa coreana KMS para dotar de nuevos ductos que alimenten de gas a la Termoeléctrica.

Mientras tanto, liderados por David Díaz, bloquearán cualquier obra que se intente llevar a cabo debido a que, con anterioridad, ninguna de las grandes empresas asentadas en Campos: CFE, KMS, Gas Z y Global Gas han recompensado a los habitantes por sus afectaciones al medio ambiente, la agroecología y otros daños irreversibles que impactaron a la comunidad.

El coordinador general de Contraloría Social y Difusión de Obras de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (Seidur) del Gobierno del Estado, Fernando Mendoza Padilla, acudió a la comunidad para dialogar y servir de intermediario. Les informó que las obras que se pretenden llevar a cabo tienen permiso del gobierno estatal pero también responsabilidades.

Sin embargo, los habitantes de Campos afirman que al ser considerada comunidad indígena, se rigen por usos y costumbres, de tal modo que defienden su derecho a ser los primeros consultados y solicitados de permiso para las obras que afecten a su territorio.

La zona en conflicto está ubicada a la altura de la colonia Villa Florida, cercana a un predio propiedad de KMS donde ha trascendido que se instalará una planta de re-bombeo de gas que surtiría a la Termoeléctrica para que pueda cumplir su compromiso de cero emisiones.

Tentativamente se colocarían nuevos ductos para los que se necesita hacer perforaciones en el territorio de Campos, situación que los habitantes están dispuestos a bloquear si no les firman sus peticiones.