Gupo Higa construye autopista Colima-GDL


Jesús Lozoya Baeza

 

Dos empresas pertenecientes al Grupo Higa, del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, son las concesionarias contratadas para construir la segunda etapa de la autopista Colima-Guadalajara, que consistirá en enormes puentes a lo largo de 18.5 kilómetros, trabajos que iniciaron en octubre de 2011.

La zona montañosa requerirá trabajos de terracerías, cortes, estructuras de pavimento, obras de drenaje, señalamientos horizontales y verticales, así como la construcción de 22 estructuras.

Dos contratos privados se suscribieron entre Banobras y las empresas “Constructora Teya, S.A. de C.V.” y “Concretos y Obra Civil del Pacífico, S.A. de C.V.”, pertenecientes al Grupo Higa, por $491 millones 900 mil pesos y $1 mil millones 184 mil 700 pesos, respectivamente, de acuerdo a la Auditoria Superior de la Federación.

Las obras de dichas constructoras, ambas propiedad del empresario que salió a la luz pública por vender a un precio preferente la casa de Malinalco al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y regalar la “casa blanca” a la esposa del presidente Peña Nieto, deberán concluir en Marzo del 2017.

Lo anterior, derivado de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes decidió ampliar la concesión que terminaba el 19 de Octubre del 2017, extendiéndola hasta el 19 de octubre del 2047, por lo que los colimenses seguirán pagando las tres casetas de peaje cuando decidan viajar a Guadalajara, durante los próximos 30 años.

La decisión se mantenía en secreto dentro del acuerdo “fideicomiso 358” del 17 de octubre de 1987, mediante el cual se construyó dicha autopista y se ha modificado en cinco ocasiones. Dicha información fue revelada por instrucciones del Instituto Nacional de Transparencia.

Gracias a esa ampliación de la concesión, Banobras en su carácter de responsable del Fideicomiso, otorgó un crédito en 2012 de $7 mil millones 259 mil 800 pesos, que le ha permitido modernizar la autopista, recursos con los que también se construyó el libramiento ferroviario en Manzanillo, que costó 1 mil 500 millones de pesos.