Grupo Ocupa operará un Recinto Fiscalizado Estratégico en el puerto de Manzanillo 

Carlos Olivar Pérez, director general de Grupo Ocupa, entrevistado por el periodista William Valdez Verduzco.

Ya está listo, sólo esperan la visita de inspección y la consecuente autorización del SAT, reveló Carlos Olivar Pérez, CEO de la firma mexicana 

Grupo Ocupa está a punto de operar un Recinto Fiscalizado Estratégico (RFE) en el puerto de Manzanillo, el cual permitirá a importadores reducir el abandono de mercancías y el pago de almacenajes, entre otros múltiples beneficios.

En entrevista para Comunidad Portuaria, sección especializada de El Noticiero de Manzanillo, Carlos Olivar Pérez, director general de Grupo Ocupa, señaló que ya tienen todo listo y sólo están a la espera de la visita de inspección y la consecuente autorización por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“La autoridad está evaluando toda la información que proporcionamos, así que en cuestión de unos meses podríamos estar operando. Esperamos sea antes de finalizar el 2019 pero incluso podría ser muy pronto, en menos de 30 días; todo depende de los tiempos de la autoridad, porque sí se requiere de un análisis profundo para decretar la autorización”.

A pregunta expresa sobre cuál será el impacto para el puerto líder mexicano con dicho RFE, aclaró que en realidad esta especie de régimen aduanal será una alternativa adicional para los importadores y exportadores, sobre todo para los importadores.

Actualmente si hay alguna limitación para cumplir con los requisitos que establece la autoridad aduanera para importar, o alguna otra autoridad si se habla de restricciones o regulaciones no arancelarias, el cliente corre el riesgo de que su mercancía incurra en abandono al estar dentro del puerto, implicando pago de almacenajes y rentas de contenedor, que en ocasiones pueden ser onerosos y afectar a un proyecto específico.

Por último, precisó que “al poder enviar la carga al RFE, primero ya libraste el riesgo de abandono y segundo: te permite cubrir las restricciones no arancelarias con el pago del impuesto de manera parcial, así como retornar las mercancías al extranjero si fuera el caso, dándole más flexibilidad al proceso para ciertos importadores que lo requieran”, puntualizó.