Gente pequeña no tiene limitaciones mentales


Carlos Valdez Ramírez.-

Un ejemplo de la dignidad humana, de no renegar ante las adversidades, tener muy en alto la conciencia para resolver dificultades y hacer más habitable este mundo, un ejemplo palpable, lleno de humanismo, es el que nos demuestra en esta entrevista que concedió en visita de cortesía a EL NOTICIERO, José Manuel Moreno González, presidente de la Asociación Gente Pequeña A.C.

Quien nos explica con crudeza, pero también con fe en Dios, lo que ha vivido a través de tres décadas de su existencia. Este testimonio lo comparte el Premio Nacional de la Juventud 2009, para los lectores de EL NOTICIERO y empieza así:

“No me importaría tener hijos con mis condiciones, es algo que he platicado con mi novia y sabemos que existe la posibilidad de que la balanza se incline con el gen que porto, ella está consciente, es un escenario posible y de ser así a mí no importaría, lo voy a aceptar, porque de no hacerlo sería ir en contra de mi propia naturaleza”.

José Manuel Moreno, nos explicó que su estatura baja se atribuye a una condición que científicamente se conoce como acondroplastia, el cual, es un tipo de enanismo, considerado como una condición genética, donde se atribuyen otros padecimientos como lo son el síndrome de dawn y el gigantismo. Son llamadas enfermedades genéticas por que principalmente se dan por la existencia de una mutación de un gen, como en el caso de José Manuel, el cual no es propiciado por hormonas, como ocurre en algunas personas que tienen solamente una talla baja.

En ese sentido, nos comentó que el padecimiento que el manifiesta -la acondroplastia- se presenta en uno de cada 20 mil nacimientos; este es uno de los casi 200 diferentes tipos de enanismo que se encuentran clasificados en la medicina; y el nombre que le designan refiere a una característica principal; una talla baja, inclusive diferenciándose por el tamaño de las personas, como el caso de la “displasia diastrófica”, que tan sólo tiene un caso entre 500 mil nacimientos.

A pregunta expresa, el presidente de Gente Pequeña aclaró que dentro de las capacidades mentales, las personas que padecen un tipo de “enanismo” no tienen ninguna limitación, todo lo sensorial está perfectamente desarrollado. No obstante -dijo- la cuestión de la estatura, no sólo existe la problemática de ser una persona con ralla baja, ni ser pequeño, sino también las situaciones que van a adherentes a esta condición; por ejemplo, las cuestiones auditivas, problemas respiratorios, de la columna o musculares.

Estos último no están tan marcados en la condición que él tiene, pero hay personas que en la misma acondroplastia, vive situaciones muy contrastadas, problemáticas que se dan por el hecho de estar mucho tiempo de pie, el no poder desplazarse a grandes distancias caminando; situaciones que la gente no entiende y sólo te dicen, es que ustedes tienen estatura baja.

Moreno González agregó que su baja estatura le impidió hacer el servicio militar, porque no podía realizar las pruebas de resistencia y fuerza, que un joven de su misma edad puede realizar con facilidad, “porque yo no puedo sostener cosas pesadas, además debo de recorrer el doble de pasos que los demás hacen, significando un doble esfuerzo, cosa que mucha gente a veces no entiende y no comprende”.

José Manuel Moreno González, es oriundo de la capital de Colima y aunque sus primeros días, al momento de nacer los vivió en la calle Ignacio Sandoval, a la altura de “Las siete esquinas”, creció en el Barrio del Fovissste, donde estuvo la mayor parte de su juventud, de esta etapa nos contará en la siguiente parte; donde nos confió importantes revelaciones que invitan a la reflexión de las personas de estatura normal. (Continuará)