Fuerte de carácter y muy íntegro Miguel de la Madrid


Entrevista Carlos Valdez Ramírez

 -Primera de cuatro partes-

Hablar de Miguel de la Madrid Hurtado, es evocar la memoria de uno de los colimenses que tienen asegurado un lugar en la Rotonda de los Hombres Ilustres. El único colimense que ha sido Presidente de la República, Estadista, Jefe de Estado que cambió para siempre la visión que se tenía del Estado Mexicano como entidad pública. Un hombre que se enfrentó, durante su mandato, a dos terremotos; el económico, que se generó a consecuencia de la nacionalización de la banca y el sismológico, que dejó más de diez mil víctimas en aquel amanecer del 19 de septiembre de 1985.

EL NOTICIERO MANZANILLO presenta a través de una investigación periodística, la vida y obra del ex Presidente de México, fallecido apenas el pasado primero de abril. En una serie de cuatro entregas, daremos a conocer detalles poco sabidos de la vida, del trabajo y de la personalidad de Miguel de la Madrid Hurtado.

Su hermana Alicia de la Madrid y su esposo Ricardo Raphael Escogido, de todas las confianzas de don Miguel, narran, los detalles, anécdotas, vivencias, éxitos y hasta momentos de amargura que marcaron la vida del ex Presidente.

Esta es pues, una serie de entrevistas para honrar la memoria del colimense distinguido que llegó a la cúspide de la política nacional y que amó profundamente a Colima, y quien desde Los Pinos diseñó lo que sería el Colima del futuro.

A Miguel de la Madrid Hurtado la fatalidad lo alcanzó muy niño. Tenía dos años de edad cuando su padre Miguel de la Madrid Castro fue asesinado. “Fue un momento muy duro, que marcó para siempre la vida de mi hermano. El era un niño cuando sucedió lo de mi padre y desde ese momento engendró en su alma y en sus actitudes, la virtud de la responsabilidad”, narra Alicia.

“Yo recuerdo que mi mamá siempre nos inculcó que deberíamos de ver en Miguel a la figura paterna. Desde que yo recuerdo, Miguel fue una persona muy responsable, que no tomaba decisiones sin sentido, siempre meditaba sus acciones y tenía un por qué, una explicación, una justificación para comprender cuáles eran sus actitudes”

¿Cómo fue la vida de la familia De la Madrid Hurtado tras el asesinato de don Miguel de la Madrid Castro?

Alicia toma el control de la conversación y responde: “Mi madre, la señora Alicia Hurtado toma la decisión de que lo mejor era irnos de Colima a buscar progreso; en Colima tendríamos muy pocas posibilidades de salir adelante. Además, después del crimen de mi papá, lo que más queríamos era evitar venganzas, por eso es que toma la decisión de irnos de Colima”.

Ricardo Raphael, el arquitecto del llamado Plan Colima, interviene en la charla y comenta “Alicia vivió desde el vientre de su madre el suceso del asesinato de su padre. No lo vivió físicamente, pero si lo percibió, si lo sintió”.

¿Cómo era Miguel de la Madrid de niño, cómo recuerda su hermana Alicia al joven Miguel de la Madrid?

“Nos llevábamos sólo dos años, por lo tanto siempre hubo mucha comunicación y confianza entre nosotros, era un joven demasiado serio y entregado al estudio. Yo recuerdo que le gustaba leer, dedicado a todo lo que significaba progreso”.

Ricardo Raphael habla de su suegra y de aquellos tiempos: “La señora Alicia Hurtado, con gran valentía, tomó la decisión de luchar por sacar adelante a sus hijos. La familia De la Madrid Hurtado sufrió muchas carencias, tuvieron muchas necesidades, pero nunca perdieron la fe. Y en el caso de Miguel de la Madrid fue un joven fuerte de carácter, exageradamente responsable. La historia nos dice que fue el presidente que cambió la visión del Estado Mexicano. Siempre tomó la decisiones que mejor convenían y siempre fue un hombre analítico, su trato muy sólido y con una estatura moral muy reconocida”.

¿Qué recuerdos les quedan de la juventud de Miguel de la Madrid Hurtado?

Su hermana Alicia retoma la conversación y nos revela algunos detalles: “tenía 18 años de edad cuando ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. Se tituló con una tesis que desde entonces marcaría la filosofía de Miguel: -El pensamiento económico de la Constitución de 1857-”.

Al tratar de indagar si ella observaba en las conversaciones con su hermano alguna idea de llegar a ocupar la primera magistratura del país, contestó que Miguel jamás pensó que llegaría a ser presidente de la República. Pero en el año de 1979, concretamente el sábado 19 de mayo, el entonces Jefe del Ejecutivo, don José López Portillo, lo invitó a colaborar como parte de su gabinete, como responsable de la Secretaría de Programación y Presupuesto.

Miguel de la Madrid Hurtado estudió un posgrado en Administración Pública en la Universidad de Harvard. Y su visión que tenía sobre la política económica, lo llevó a ganarse la plena confianza del presidente José López Portillo a tal grado, que a finales del año 1980, en todos los periódicos de la llamada prensa nacional y en los diferentes noticieros de televisión abierta, se le empezó a mencionar como uno de los hombres que llegaban con mayores fortalezas al momento de la sucesión presidencial.

Fue en el mes de agosto del año 1981, cuando el entonces presidente José López Portillo, en una conferencia de prensa, daba un adelanto de lo que vendría, cuando declaró “Miguel de la Madrid es mejor que yo”. Un mes después, el viernes 25 de septiembre del año 1981, el Partido Revolucionario Institucional, a través de sus tres sectores, destapaba al colimense Miguel de la Madrid Hurtado, como su candidato a la Presidencia de la República.

Sobre ese día, Alicia de la Madrid sólo comenta: “Fue un día de mucha felicidad para Miguel, porque entendía que la vida le daba la oportunidad de poner su talento, su capacidad y su responsabilidad al servicio de México. El día en que fue destapado fue uno de los días en que lo vi más feliz, más contento, pero nunca perdiendo la dimensión de la responsabilidad”.

Durante su campaña política, Miguel de la Madrid, a través de su slogan, dejó una clara constancia de lo que pretendía hacer desde el poder: “Por la renovación moral de la sociedad”. Ese fue su lema, ese era el sello que Miguel de la Madrid le quería imponer a su paso por la residencia oficial de Los Pinos.

Antes de terminar con esta primera entrega, le preguntamos a Alicia de la Madrid Hurtado: ¿De qué forma definirías a Miguel de la Madrid? Por lo que no tiene ninguna duda en responder: “Como un Estadista y como un Patriota”.