Fracasan empresas por falta de planeación


Carlos Valdez Ramírez.-

La mayor parte de las empresas y negocios en México fracasan en uno o dos años por falta de planeación, la experiencia ha demostrado que esta debe hacerse desde que se tiene una idea emprendedora, existen casos muy exitosos donde empiezan con este proceso, se consolidan totalmente y crecen.

Planear es anticiparse a lo que va a venir, valorar los elementos positivos y negativos, eso es lo que nos dará el éxito, por el contrario, la cultura latina tiende a improvisar, pensamos más en cómo vamos a hacer la inauguración del negocio, en cuanto al evento social y pocas veces pensamos a futuro, no hacemos un estudio de mercado para valorar el potencial y los recursos con que contamos y que nos permitan permanecer.

Lo anterior lo explicó Marco Antonio Romero, empresario y facilitador en cursos de planeación, durante la visita de cortesía que realizó a EL NOTICIERO, quien señaló que el primer paso para que un negocio sea viable es concebir la idea de lo que se pretende desarrollar y ver la cantidad de giros existentes, lo que nos generará resultados importantes, si no es así es porque algo está fallando, puede ser que el lugar no sea el adecuado o porque no se está brindando una atención de calidad al cliente.

Resaltó que cada giro que se quiera utilizar es un área de oportunidad, ahí es donde entra la planeación, “lo hacemos en los cursos que impartimos, implementamos equipos de trabajo para desarrollar la idea, la misma planeación te va llevando, te va diciendo qué sistema se debe aplicar, en qué orden y proyectar la adecuada administración de los recursos, si los tienen o no, si se requiere recurrir al financiamiento y de qué tipo sería, existen créditos blandos y otros donde no se cobran intereses, cuya finalidad es apoyar a los emprendedores”, analizamos todas estas técnicas para hacer de las ideas negocios exitosos.

Si los empresarios no utilizan la planeación y sus técnicas, definitivamente seguiremos siendo un país de empleados y subempleados que viven de la economía informal y tendremos poco margen para desarrollarnos.

La planeación es lo más importante que pueda existir en una empresa, en un proyecto personal, familiar o de pareja, es anticiparse a lo que va a venir, tenemos que definir la misión, la razón de ser del negocio o proyecto y cómo lo vemos en un año, en cinco o en veinte.

Dijo que en muchos de los casos, la visión cambia cuando se empieza a analizar el Foda, que por sus siglas en inglés significa Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas, “eso nos da una radiografía del proyecto que tenemos y nos permitirá delinear las estrategias que nos llevarán trazar el plan de acción de medios con objetivos, metas, responsables y requerimientos, así como una evaluación que nos muestre qué hicimos bien y cómo podemos mejorar nuestras áreas de debilidad.

Resaltó que en este sexenio se ha privilegiado el fomento a los emprendedores, creando el Instituto Nacional del Emprendedor, que ha destinado recursos para la capacitación y capitalización de las empresas, que le permitan tener el punto de partida económico-material para iniciarlos.

También tenemos lo que conocemos como incubadoras de empresas -dijo-, donde se desarrollan las ideas de negocios, desplegando precisamente los elementos de la planeación, existiendo dos en la Universidad de Colima, otra en el Injuve y algunas más en escuelas privadas, haciendo de estos proyectos, ideas profesionales exitosas.

Agregó nuestro entrevistado, que de manera personal ha prestado sus servicios como facilitador en cursos de planeación, a la Asociación de Mujeres Empresarias, tanto de Colima como de Tecomán, ha impartido el taller de Planeación Estratégica, en donde ya sea un proyecto, nuevo, operando o que ya tenga muchos años incluso, pueden empezar a retomar elementos para actualizarse y observar en el presente cuál es su situación real y  establecer las estrategias y un plan de acción acorde para cada uno.

Señaló que en este caso se utiliza el pasado sólo para observar los errores, aciertos, resultados y fracasos que se obtuvieron, donde cada participante debe detectar esos elementos para la debida planeación y el enriquecimiento del grupo, a través del conocimiento aplicado en otros rubros y las experiencias obtenidas.

Por último, el capacitador indicó que ha tenido gente que ha llegado a transformar totalmente su negocio, mentalidad y filosofía de vida, porque los conocimientos adquiridos los trasladan al ámbito personal, “si tú no has aplicado en tu persona, familia y entorno, no lograrás el cambio y la evolución que buscas, tampoco vas a poder desarrollar tus conocimientos en la empresa”, concluyó.