Fracasa el intento de golpe de estado en Turquía


El primer ministro turco, el islamista Benali Yildirim, afirmó este sábado que el Gobierno ha recuperado el control del país después del fallido intento de golpe militar que se inició anoche y que se ha saldado con 161 muertos y 2.839 militares detenidos.

”La situación está bajo control”, aseguró Yildirim, al señalar que 20 soldados golpistas han muerto, lo que contradice la cifra ofrecida poco antes por el propio Ejército turco de 104 fallecidos. Cientos de militares implicados en la violenta intentona golpista se rindieron hoy.

Hay más de 1.100 heridos, según la agencia turca Anadolu.

Ümit Dünar, nombrado esta mañana jefe interino del Estado Mayor de Turquía (el titular, general Hulusi Akar, había sido secuestrado por los golpistas) declaró hoy fallida la asonada militar.

“El intento de golpe de Estado fue rechazado desde el inicio por la comandancia (del ejército). Una solidaridad histórica en Turquía hizo fracasar el intento golpista”, aseveró Dünar.

El Servicio de Inteligencia de Turquía (MIT) ya había dado anoche por fallida la intentona, pero los combates continuaban hasta esta mañana, si bien todos los medios informaban de un número creciente de rendiciones.

Un sector importante del ejército turco se sublevó este viernes contra el Gobierno de Recep Tayip Erdogan, al que tachan de “traidor a la patria” por su deriva autoritaria, y ha declarado durante unas horas la ley marcial en todo el país, si bien Estados Unidos, Rusia, Irán, la Unión Europea y otros países les daban la espalda y mostraban su rechazo a la asonada.

Imágenes de máxima tensión llegaban desde Estambul, donde detractores y defensores del Gobierno han salido a la calle. Precisamente en la histórica ciudad otomana se han registrado disparos en el puente que atraviesa el Bósforo.

Mientras el palacio del Parlamento en la capital, Ankara, ha sido objetivo de varias bombas lanzadas por un avión aún por identificar. Por ahora se habla de varios heridos y los diputados que se encontraban en el interior del edificio se han refugiado en el sótano de las dependencias parlamentarias.

Un comandante del ejército ha confirmado a la cadena CNN que se han producido muertos y heridos en los enfrentamientos. A la mañana siguiente se daba un balance de al menos 90 personas muertas y 1.154 heridas durante la intentona fallida. A estas cifras han de añadirse los 104 muertos entre las filas golpistas.

Según las primeras informaciones, los sublevados pertenecerían o serían simpatizantes del opositor grupo de Fetulá Gulen, aliado de Erdogan hasta 2013, cuando denunció tramas corruptas en el seno de su partido, el AKP, lo que les acabó de enemistar definitivamente.

El primer ministro turco, Binali Yildrim, acusa a Gulen de haber orquestado la asonada en la distancia. Sin embargo, el clérigo, que reside en Estados Unidos en el exilio, ha rechazado cualquier vinculación y ha condenado los actos violentos.

El presidente del país, que se encontraba fuera de la capital al estar de vacaciones, ha pedido a lo largo de la noche a los turcos que salgan a la calle a defender el régimen y a plantar cara a los traidores, un llamamiento que han respaldado decenas de miles de turcos y ha acabado por decantar la balanza del lado de las fuerzas gubernamentales.

Fuente: http://www.elimparcial.es