Fieles deben ceñirse con el cinturón de la humildad


Carlos Valdez Ramírez.-

La Iglesia invita a sus fieles a ceñirse con el cinturón de la humildad y a reconocer la variada gracia de Dios, “yo puedo tener una cualidad que tú no tienes, pero igual tú puedes tener otras que yo no tengo; tú vales lo que yo valgo, porque eres el objeto del amor de Dios, pero el día en que yo no reconozco ninguna cualidad en ti estoy perdido, porque significa que estoy lleno de suficiencia”, afirma el padre José Cárdenas Pallares.

Refiere que el Señor busca a todos, los dones o cualidades que impuso en cada persona no son para presumir, ni para ver como inferiores a los demás, sino para servirlos.

“Si Dios me dio varios talentos, es para trabajarlos, no para aprovecharme de ellos, porque la voluntad mayor de Jesús es que todos compartamos su alegría”, dijo el clérigo. Nos cuenta que hay personas que pueden sacar de quicio, “como el caso de un político que me tildó de burgués decadente porque me gusta Mozart, yo creo que si algún día llegara a gobernador, en las escuelas se tocarán narcocorridos. Lo primero que piensa uno es cómo puede existir tanta salvajada, pero esta es la realidad de un hijo de Dios y yo no lo voy a tratar como él trata a los demás, porque así actúa el espiral de la violencia”.

Ante la pregunta de qué hacer en estos casos, señaló que le pide a Dios que le dé bondad como la suya y ya cargadito de pilas, es entonces que podrá tratar a ese tipo de personas, “hay que ser como dice Nuestro Señor: Sencillo como paloma, pero sagaz como culebra”.

Agrega que el enemigo utiliza a este tipo de gente, sólo buscan aprovecharse del prójimo, porque no sabe reconocer lo que Dios le ha dado a cada uno de sus hijos y por eso vive en un constante infierno.