Falta valor agregado a cultivos colimenses

La problemática recurrente de un gran sector de los campesinos es que luego de sembrar, cuando se está a punto de cosechar comienzan a sentir presión por la venta ante el riesgo de perder el fruto quedando a merced de la oferta de los intermediarios, conocidos como coyotes, quienes pagan al precio que quieren. | Foto: Especial

Al campo colimense le hace falta desarrollar y profesionalizar un enfoque empresarial más allá de la sola producción natural, además de diversificar los productos de acuerdo a los microclimas que existen en el estado, han opinado expertos entrevistados por El Noticiero.

En específico, los agroproductores colimenses cada vez son más conscientes de que no basta solo con sacar adelante los cultivos sino darle valor agregado con ayuda de procesadoras de los frutos para envasar y buscar asesoría para mirar al mundo y exportar, incluso aprovechar el mercado nacional.

Lamentablemente, el sector rural en la actualidad está devastado debido a que no hay producción ganadera, ni de granos, solo se siembra lo tradicional que es el maíz, pese a las inmejorables condiciones que presenta la entidad con sus variados microclimas, los cuales deben ser aprovechados para el cultivo.

La problemática recurrente de un gran sector de los campesinos es que luego de sembrar, cuando se está a punto de cosechar comienzan a sentir presión por la venta ante el riesgo de perder el fruto quedando a merced de la oferta de los intermediarios, conocidos como coyotes, quienes pagan al precio que quieren.

Mejores estrategias para los campesinos pueden ser observadas en mercados de Europa, Asia y Estados Unidos, donde empresas serias siembran y exportan a los mercados extranjeros que tienen mucha demanda de productos. En ese sentido hay trabajo por hacer tanto para instituciones gubernamentales como de la iniciativa privada del sector agropecuario, que deben hacer sinergia para mejorar las condiciones actuales