Entre las palmeras


Hay que usarlos

Eunice Flores.-

A lo largo de esta ya agonizante administración municipal, encabezada por Virgilio Mendoza, en varios puntos de la ciudad se solicitaron puentes peatonales, con la finalidad de esquivar el tráfico vehicular. En algunas partes se hicieron y en otros puntos siguen a la espera.

Llama la atención que, una vez que se cuenta con la infraestructura, los peatones la evitan, porque les da mucha flojera subir y acaban, como siempre, arriesgando la vida en el cruce de la vialidad. Los puentes peatonales son para transitar sin riesgo alguno por encima de los carros, principalmente en las avenidas muy anchas o calles con mucho tráfico. Nos ayudan a evitar el peligro de atropellamiento. Como un añadido, nos permite disfrutar de vistas panorámicas muy bonitas, que además de apreciar, también las podemos plasmar en unas bonitas fotografías para el recuerdo.

A veces creemos que los semáforos nos ayudan en el cruce de la calle cuando éste está en rojo, pero eso es un mito, porque siempre hay el riesgo que un chofer loco por la alta velocidad, ebrio o con un problema en los frenos de su unidad, podría violar el alto señalado y atropellarnos; mientras que en un puente peatonal es muy seguro hacer los cruces.

Me ha tocado ver en Fondeport a trabajadores cruzando la ancha carretera para llegar a su centro de trabajo, ya sea en conocido hotel o en el parque industrial, sin utilizar la zona elevada que les corresponde como transeúntes, y eso que este paso alto es muy cómodo de usar, más que otros, porque en vez de tener gradas, cuenta con rampas en sus extremos.

Cuando una infraestructura no se utiliza, se puede llegar a deteriorar por falta de uso. También se puede convertir en un refugio de vagos o hasta asaltantes, en espera de las pocas personas que por ahí llegan a transitar. Se convierte en una zona de la que se apropian los grafiteros.

Además, la inversión que el gobierno hace, se tira a la basura al no dársele uso, siendo que ese dinero se podría haber utilizado mejor en otra obra que fuera de más beneficio.

Expertos en comportamiento animal dicen que estos no tienen inteligencia, que no razonan, sino que obran por instinto; sin embargo, en conocido portal de videos públicos en la internet, se ven varias grabaciones de perrunos que quieren cruzar una calle muy ancha, pero, apelando a su inteligencia o, mejor dicho, sentido común, lo hacen cruzando por el puente peatonal; mientras que algunas personas lo hacen por la carretera.

Cuando uno ve estos videos, se ríe de los perritos, y no falta quien los considere tontos, por semejante rodeo; pero, ellos, siendo animalitos, hacen más uso de las infraestructuras que la gente. Yo espero que en nuestra ciudad se sigan edificando este tipo de obras de infraestructura urbana, pues siguen haciendo falta, como en Tapeixtles y frente a la colonia Las Joyas, por poner dos ejemplos. Recordemos que el año pasado, en este último punto atropellaron a varias personas.

Si queremos que el gobierno, quien sea que esté administrando, satisfaga esta necesidad, hay que hacer uso de las que ya tenemos. Porque, si en un futuro se solicitan nuevos puentes peatonales, y no se utilizan, la ciudad podría llenarse de elefantes blancos.

Que tenga un bonito día.