Entre las palmeras


Eunice Flores.-

A unos días de iniciar el ciclo escolar, en virtud de que las listas de útiles no se han abrogado, vemos que por donde quiera hay ferias, promociones y expos al respecto.

Ante esta situación, la Profeco ha emitido algunos consejos, de los cuales, llama mi atención uno: Comparar precios. Esta Procuraduría recomienda que, por lo menos, vaya a tres sitios diferentes antes de surtir de manera definitiva sus consumibles educativos. Para que los comparativos tengan la eficacia requerida, cerciórese que sean exactamente los mismos artículos.

Por ejemplo: Si usted va a comparar cuadernos, no se fije solamente en el precio, sino también en la calidad, de tal manera que si ve una libreta rayada de cien hojas, de espiral, fíjese que sea la misma marca. Que si las hojas son recicladas, que en los tres establecimientos sean recicladas, el mismo tamaño, misma marca, misma espiral, mismo color de hoja y, si de uno a otro varía el precio, entonces sí, adquiéralas donde le cueste más barato.

Comento esto, porque en el mercado existen muchas trampas comerciales, y muchas veces los letreros de oferta nos engañan. A veces vemos que ofertan cuadernos hasta en siete pesos de 100 hojas; luego vemos que en otras tiendas valen 20. Lo primero que nuestra mente dice es que, quienes están dando la libreta en 20 son unos abusivos, rateros y aprovechados, y no nos detenemos a observar en detalle que la de siete pesos es material reciclado, espiral que pronto se va a salir de su carril, o productos que estuvieron guardados durante años, que hasta se mojaron y luego se secaron. Y el de 20 pesos vale así porque las hojas hasta relumbran de blancas, son gruesas, el material es completamente nuevo y el espiral resistente.

Lo mismo sucede con lápices, colores, mochilas, y lo peor es que hay productos casi idénticos, piratas. Por eso le aconsejo que al comparar, lo sepa hacer. Si los colores de la Blanca Nieves los va a buscar en una tienda, y después en otras, cerciórese que en los tres lugares sean Blanca Nieves. Cuando vaya a dedicarse a comparar, vea que los establecimientos estén dentro de una misma zona, porque si va a invertir en el transporte público, o implica más combustible para su vehículo, ahí se irá el ahorro. La decisión final la tiene usted. Ni la Profeco ni nadie deben influir en su resolución final.

Y otro consejo que le doy, por el bien de todos los porteños, trate de comprar en establecimientos locales, y no en cadenas nacionales o extranjeras. Quizá le salga un poquito más caro con empresas porteñas, pero eso le asegura a Manzanillo fuentes de empleo y la prosperidad para nuestra ciudad. Porque, quizá el día de mañana usted requiera un trabajo, y tal vez lo halle en alguna de las papelerías locales.

Al comprar en una cadena foránea, hacemos que nuestros comercios quiebren. Porque esas empresas grandes, si aquí les va mal, no sufren tanto daño, porque se reponen con sus ventas en otras partes del país y del mundo.

Que tenga un bonito día.