Entre las palmeras


Eunice Flores.-

Los habitantes de Jalipa han anunciado que postergarán para un mes el bloqueo a la entrada al centro de control y la aduana del puerto interior, en virtud de que les dieron una respuesta positiva en la autoridad municipal, estatal y portuaria, comprometiéndose a reparar calles para que funcionen como vías alternas y así evitar los congestionamientos que los tráileres ocasionan.

Es muy notorio que la reparación de calles se está llevando a cabo, porque ya hubo presión por parte de los habitantes de la zona alta del municipio, pues si no hubiera sido así, la situación en la glorieta de Minatitlán seguiría exactamente igual.

Los manzanillenses necesitamos algunas veces presionar a las autoridades que correspondan para lograr objetivos, porque es muy notorio que la Administración Portuaria no tiene ningún interés ni comprensión hacia la ciudadanía porteña, ya que ellos sólo ven por sus propios intereses.

Esperemos que de aquí a 30 días las calles queden totalmente habilitadas, para que los vecinos de Jalipa y zonas circunvecinas puedan acceder a la ciudad sin ningún problema, y que con la misma disponibilidad y rapidez con que comenzaron las obras, así continúen, ya que a nadie nos convendría un bloqueo al centro de control del recinto portuario.

Ya que hablamos de obras, ojalá que la del túnel ferroviario vaya más aprisa, porque parece que la están haciendo con pico y palita, y que el cerro lo están abriendo con cincel, avanzando centímetros por día, y a veces ni eso; al paso que van, van a acabar de aquí a cinco o 10 años, ya en otra administración federal, y ¿quién sabe si al llegar esta quieran continuar estos trabajos tan molestos y negativos? ¿Será que los vecinos de la colonia Libertad, Alameda, San Pedrito, Sectores 6 y 7 y otras colonias afectadas por estas obras, necesitan también hacer algún bloqueo para lograr que estos trabajos avancen?

Los de Jalipa ya mostraron el camino a seguir, porque parece que la única manera de ser escuchados los porteños es bloqueando y tomando otras medidas drásticas. Con peticiones y oficios, nada se ha logrado, porque los que están encabezando estos trabajos, ni siquiera viven en Manzanillo, y por tanto, no les interesa ni les afecta que los trabajos se alarguen.

Ya no tardan las campañas electorales, y muchos tenemos presente a quién se le ocurrió hacer semejante desastre en la Avenida Niños Héroes. No les pidan paciencia a los habitantes que están siendo afectados por los trabajos del túnel ferroviario, porque quienes se han dedicado a este menester, han sido personas que viven muy lejos de ellos, a quienes ningún servicio les ha sido quitado. Mejor busquen mecanismos para evitar molestias a las víctimas de la obra, ya que a ellos constantemente les cortan la luz, el agua, teléfono, internet y televisión por cable, sin indemnización ni descuento alguno, además de quitar paradas del servicio de transporte, y poner obstáculos en las pocas que quedan.

Los afectados son, en realidad, todos los porteños, pues todos alguna vez se ven bloqueados por las maquinarias, escombros y el caos vial que se genera, incluyendo al paso constante del tren, que por ahí alguien dijo que iba a gestionar para cobrar derecho de vía, y no hemos visto claro; igual otro aseguró que ya se había acordado que el ferrocarril no pasaría en horas pico, y no se ha respetado para nada.

Que tenga un bonito día.