Entre las Palmeras


 

POR ALGO SE EMPIEZA

Eunice Flores

Mucho éxito le deseo a la diputada Martha Meza Oregón, en su gestión que hará en forma coordinada con el gobierno municipal, que encabeza la Lic. Gabriela Benavides Cobos, a favor de los muchos animalitos callejeros que hay en Manzanillo; aunque creo que lo primero que se tiene que hacer, es tener una propuesta de ley para que los animales tengan derechos claramente estipulados; pues, moralmente sí los tienen. En otras palabras, todo mundo sabe que esos perros o gatos que deambulan por la calle, necesitan un techo, comida y salud, pero la realidad es que a niveles jurídicos no hay leyes que los protejan.

De hecho, a nivel nacional se han estado llevando a cabo, año con año, campañas cuyo eslogan es: “Maltrato animal, al Código Penal”. Si se lograra tipificar el maltrato animal como un delito, ya se podría entonces sancionar hasta con cárcel a quien abandone o maltrate a su mascota o animales ajenos, y esto ayudaría en gran manera a evitar el abandono de estos animales, su reproducción incontrolada y que se vuelvan vagabundos.

Porque muchos perros y gatos que todos los días vemos por las calles de Manzanillo, casi siempre están ahí por la culpa de personas que los tuvieron de cachorritos, pero, una vez que mordieron un zapato, un sillón o se ensuciaron en un lugar donde no debían, son golpeados salvajemente y tirados a la calle, como si fueran basura; en lugar de educarlos para que dejen de hacer todas esas cosas. Sí, porque los animalitos aprenden, y muy bien.

Así que todos los diputados, llámense locales o federales, tienen que empezar a ver por los derechos de los animales, protegiéndolos bajo una ley. Y, ya que estamos hablando de este tema, por estas fechas muchos acostumbran dar cachorritos como regalos de Navidad. Yo quiero invitar a que no lo hagan. Porque, la mayoría de quienes los dan, los compran a precios carísimos. En todo caso, vaya a las asociaciones protectoras de animales, para adoptar uno; seguramente ahí se lo darán vacunado, esterilizado y desparasitado, por una módica cantidad de cooperación, y así contribuye a que haya menos perros y gatos callejeros.

Como dije en una columna anterior, sí hace falta un centro de atención animal, pero opto más por un hospital veterinario público, para que la responsabilidad de cuidar a los animales sea más de la gente que del gobierno. Pero, bueno, por algo se empieza, y lo que logre la diputada Martha Meza será bueno para Manzanillo.

Que tenga un bonito día.

Se el primero en comentar en "Entre las Palmeras"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.