Entre las Palmeras


NO LO PUEDO ENTENDER

Eunice Flores

Algunas de las cosas que no entiendo, muchas veces se quedan así de por vida. Por ningún lado les encuentro una explicación posible. Una de estas cosas es el ingenio que tienen los profesores. Desde que era pequeñita, me refiero a mi educación primaria, mis maestros me dieron los días uno y dos de noviembre de cada año con el propósito de ir a la Feria de Colima. Recuerdo que nunca nos hacían énfasis en lo del Día de Muertos; porque, en los 70’s, como ya dije en un escrito anterior, no estaba muy arraigado el culto a la muerte en nuestro municipio. El 2016 no fue la excepción, y el magisterio suspendió clases del 28 de octubre al dos de noviembre, con el mismo fin, regresando a clases el día tres.

Sin embargo, regresaron a las aulas y muchos maestros están llevando a los alumnos a la Feria de Colima. Para ello, hasta pidieron apoyo para el pago de transporte al regidor Cristhyan Joaquín Sánchez Cosío, quien de muy buena gana, asintió. Es lo que no entiendo. Se dio un puente de seis días, luego se regresa para sacarlos a pasear, ¿entonces cuándo darán clases? Por esto, nuestra nación está como está en materia educativa, porque el magisterio sólo piensa en descansar, luego regresar para recrearse, para después volver a tomar otro puente por el Día de la Revolución, y así, sucesivamente. Y aquí sí, no tiene la culpa el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. Pero, bueno, esto seguiré sin entenderlo.

Lo que sí me queda claro es que todavía hay regidores que están dispuestos a apoyar, como el Prof. Sánchez Cosío. Ah, porque resulta que no todos ayudan. Hay tres niveles de actitudes en los regidores: Los que ayudan, los que aplican el “Son de la Negra” (que a todos dicen que sí, pero no les dicen cuándo) y los que no ayudan; es más, ni siquiera se presentan a laborar a su cubículo en el salón de regidores del Palacio Municipal. Creo que los primeros y los terceros los entendemos muy bien, pero los de en medio, para que lo comprenda mejor les voy a contar una experiencia vivida.

A unos escasos meses que entrara a administrar la Lic. Gabriela Benavides Cobos, se me ocurrió pedirle ayuda a una regidora, en virtud de mi discapacidad visual. Le pregunté que si existía algún programa en donde yo cupiera, pues lo que requiero es ayuda para obtener mis lentes graduados, que no son nada baratos, por ser de una graduación muy especial; pero bueno, al menos quise ver si cabía en lo de las ayudas económicas para discapacitados, y así ahorrar poco a poco para mis lentes.

El caso es que esta regidora, a quien yo tenía en muy alta estima, me dio entrada, me dijo que iba a hacer todo lo posible para ver cómo me ayudaba, y hasta el día de hoy sigo esperando respuesta de ella. Nunca jamás me procuró. Tal vez lo haga cuando quiera buscar otro puesto, y requiera mi voto. De hecho, no he escuchado que tenga ella ningún acercamiento con la gente.

Bueno, así fue mi experiencia con esta señora, por eso digo que qué bueno que haya alguno que otro regidor, como Sánchez Cosío, que todavía apoya, aunque sea a los de su gremio, pero lo hace, y está bien, porque el buen juez por su casa empieza.

Que tenga un bonito día.

Se el primero en comentar en "Entre las Palmeras"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.