Entre las Palmeras


NOS PERJUDICA A TODOS

 

Eunice Flores

 

Justo cuando los estudiantes salen de vacaciones, a los colimenses se nos da una cruel noticia: Los de la caseta de cobro de la autopista que va de Manzanillo a Armería aumentaron el costo del peaje, siendo el incremento de dos pesos para los automóviles y más alta para otros transportes. Y digo, justo cuando salen de vacaciones los chamacos, porque es cuando a Manzanillo le va bien, ya que muchos turistas optan por venir a este destino, para pasar la temporada más calurosa del año en la playa.

Es el tiempo en que a los ramaderos, restauranteros, hoteleros y otros prestadores de servicios turísticos les va bien. Ven con esperanza este periodo vacacional. Es tan buena la época normalmente, que muchos hoteles contratan más personal, aunque sea por poco tiempo, para auxiliar en las tareas requeridas para dar una buena atención a los huéspedes; sin embargo, a los de la caseta de cobro poco les importa el daño que puedan ocasionar con el reciente incremento.

La caseta en mención es considerada una de las más caras del país. Dicen que el incremento es solo de dos pesos para los automóviles, pero siempre que se piense en las alzas a las tarifas, hay que tomar en cuenta que son cuatro pesos más, por la ida y la venida. No crea usted que porque no cuenta con un vehículo particular está exento del peaje. Si hay un aumento del precio en algo que afecte al transporte, segurito se verá reflejado en el costo del boleto; por lo que no sería raro que los autobuses que nos trasladan de una ciudad a otra también tengan un incremento, pues muchas de las líneas establecidas en nuestra central camionera utilizan la autopista. Lo peor es que hay manzanillenses que constantemente tienen que estar viajando a Tecomán, Colima o a Guadalajara, por motivos de trabajo o estudios.

También se ve afectado el costo de los productos que utilizamos todos los días para vivir, como alimentos o abarrote, porque los que transportan estos víveres que llegan al supermercado de su elección también incrementarán su precio por el traslado. Como puede ver, lo que sucede en la caseta de cobro nos hará a todos más cara la vida, en todos los aspectos.

Es inverosímil que para viajar seguros, como se busca con el uso de autopistas, esto nos tengo que costar, cuando debe ser un derecho el tener carreteras anchas y seguras. En casi todo el mundo las autopistas son libres, sin cobro de ningún peaje por usarse. Si no me cree, pregúntele a cualquier persona que conozca de los que se han ido a radicar a nuestro vecino país del norte o Canadá, si cada vez que transitan por los freeway les cobran; aunque no hace falta, en el puro nombre va implícito lo gratuito.

En la pasada campaña política se hizo la promesa de desvivirse por desaparecer la caseta de cobro de la autopista Manzanillo-Armería o a ensanchar a cuatro carriles la libre. Ojalá esa promesa se cumpla, porque a la fecha, no hemos visto ni lo uno ni lo otro.

Que tenga un bonito día.