Entre las Palmeras


Eunice Flores

MEJOR CIERREN CANTIDADES

 

 

Está muy de moda que las publicidades para atrapar clientes por parte de ciertas empresas y negocios ponen precios ambiguos, presumiéndolos como ofertas. Quizá usted ha visto u oído esos precios: “Pantalón de mezclilla a $99.95”, “Blusa para dama a $69.99” y así sucesivamente vemos precios que, por unos cuantos centavos, no llegan a una cantidad cerrada.

Creo que aquí la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) debe actuar de manera inmediata, por no respetarse los precios; digo esto porque no existen monedas en nuestro país cuya denominación sea de un centavo, por lo que ese pequeño vuelto no se le regresa al cliente. Y si usted tiene la osadía de reclamarles, lo único que se va a ganar es que se burlen o que lo insulten, tildándolo de miserable por reclamar los centavos. Esos centavos hacen grandes fortunas, ¿no lo ha contemplado?

Según eso, lo hacen para hacerle sentir al cliente que el producto ofrecido no llega a cierta cantidad, como en los casos de $999.99, que es para manipularlo y que crea que aquello no llega a los 1000 pesos.

Otro problema que existe con los centavos es que también muchas empresas han optado por preguntar a la hora de pagar que si desea redondear los centavos. Si usted dice no, de todos modos se lo amuelan, porque, como dije antes, no hay moneditas de un centavo. Así que, como no existen, de todas formas se quedan con ese redondeo.

El colmo de los colmos es cuando se quedan con 50 centavos, porque de ésas sí tenemos pequeñas monedas en circulación; sin embargo, no las dan, que dizque porque en ese momento no las tienen. El caso es que siempre andan viendo cómo se friegan a los compradores. Esto no se vale.

Hace algunos años, cuando comenzó esta modita, los cajeros nos informaban para qué se tomarían. Decían: ¿Quiere redondear sus centavos para tal institución o causa? Hoy ya no hay eso. Hoy es para beneficio de la misma tienda, porque solamente nos preguntan a secas que si queremos redondear, sin decir para qué motivo.

Yo, por mi parte, si no me convence la causa para la que se quieran quedar con mis centavos, simplemente contesto que no quiero redondear, porque las monedas ya están redondas.

Así que la Profeco debe ponerse las pilas y hacer operativos para acabar con estas ambigüedades, para que se acaben los 99.99, o que sea vea la forma de que sí se nos regrese el vuelto.

Que tenga un bonito día.