En la Mira


Las preferencias al cierre

René Montes de Oca.-

Prácticamente ya están aquí los tiempos de registro de candidatos al Gobierno del Estado, tanto del Partido Revolucionario Institucional como de Acción Nacional, que son los dos institutos con mayor membrecía en la entidad.

Estamos viendo el reflejo claro del trabajo responsable de los actores políticos, que se aprecia en una marcada preferencia en intención de voto de la ciudadanía.

Fuentes muy profesionales nos revelaron ayer que en todas las encuestas realizadas va a la cabeza Federico Rangel, del PRI, siguiéndolo de cerca Virgilio Mendoza, del PAN, y hasta en el tercer lugar Ignacio Peralta, también del tricolor.

Se puede apreciar que la respuesta cívica es clara y en ella se favorece el trabajo desempeñado en favor del pueblo por parte de los protagonistas políticos.

Nadie ha podido desbancar al profesor Rangel de la simpatía generalizada de los colimenses y eso se percibe en todos los ámbitos. Es imposible superar el trabajo político con campañas exprés; la presencia permanente y la entrega no se doblegan orquestando estrategias mediáticas, ni mucho menos sugestionando a la ciudadanía de una posible decisión injusta de las cúpulas. Vivimos una época eminentemente democrática, ya no se valen las malas artes ni las influencias arbitrarias.

Una verdad sale a la luz, tal y como lo comentábamos en pasada columna, Federico Rangel y Virgilio Mendoza son ahora los políticos más rentables de nuestro estado. Con Federico, el PRI aún va arriba, sin el profesor, Virgilio crecería y de acuerdo a los cálculos, le daría un buen susto al Revolucionario Institucional.

Ignacio Peralta no es un mal elemento, lo hemos considerado siempre un tecnócrata de primera línea, pero ahora para Colima lo condenaríamos a una derrota de acuerdo a cálculos aritméticos muy bien fundamentados.

Y conste que no es porque sea un elemento negativo, simple y sencillamente no ha tenido oportunidad de trabajar para la gente y eso lo condena a un bajo registro electoral, no tan malo, si tomamos en cuenta que está colocado arriba de Mely Romero, una dama valiosa, trabajadora y carismática, pero aún muy tierna e inexperta.

Colima puede mostrar calidad electoral, es el momento de pensar seriamente en el destino de nuestra entidad, bien puede seguirse manteniendo con un invicto priísmo o experimentar la alternancia ante un Acción Nacional, que nunca como ahora, ha colocado a un aspirante a un nivel insospechado, muy cerca del puntero priísta.

Mario Anguiano acaba de declarar que Colima trabajará unido con un PRI fuerte con rumbo a las elecciones; estas palabras de aliento levantaron la moral de una militancia temerosa de una fractura fuerte en el tricolor.

Sin embargo, quedo claro que éste no es el momento de experimentos políticos, no nos podemos dar el gusto de imponer un candidato que no garantice el triunfo en las urnas.

Federico, desde un principio, marcó una distancia considerable ante sus adversarios, su liderazgo magisterial le abonó a su carrera institucional, conoce de cerca la práctica política, misma que manejó durante su gestión como presidente del Comité Municipal del PRI Colima. Su sensibilidad política y su fructífero trabajo a favor de las clases vulnerables le acarrean ahora simpatías en colonias, barriadas, centros de trabajo y poblados rurales. La gente va a Federico, porque ya mucho antes, el político los ha escuchado y les ha respondido positivamente.

Es una gran verdad que el magisterio unido está con Federico, pero también es cierto que los diversos sectores le apoyan, por la simple razón de que es un político que responde, un hombre de compromisos, un profesional muy trabajador. Caso similar al de Virgilio; gente de pueblo, políticos que se han hecho en la brega, elementos que deben llegar, para con ese logro, dar lucidez a una contienda, que bien podría resultar un evento de lujo, con contendientes de altura que garantizarían una elección reñida, pero aún favorable al PRI, que no por ello, debe descuidar la organización de una campaña digna y ordenada.

Virgilio para nada es un adversario fácil en una contienda que será histórica, porque hablará muy bien de la democracia en nuestra entidad.