En la Mira


La seriedad castrense gana confiabilidad

René Montes de Oca.-

El sector militar, a través de sus voceros autorizados en Colima, está hablando, rompe su acostumbrado hermetismo, seguramente motivado por el privilegiado lugar en el que se le ha venido manejando en la escala de credibilidad nacional; ahora transparenta su trabajo responsable de salvaguardar la seguridad de la ciudadanía, estando siempre alerta para evitar violencia, malas actitudes y combatir grupos criminales.

Se vislumbra un sano acercamiento de los mílites con la población, la intención de mantenerla informada para menguar la incertidumbre y la duda, que están generando una gran desconfianza nacional.

La gente ya no cree en la clase política; los constantes actos de rapiña y corrupción, la impunidad de algunos personajes de élite y las arbitrariedades, están llevando a la población a un estado crítico de incertidumbre. Por muchas razones alienta ver la figura del comandante de nuestra Zona Militar dando la cara a los medios, su juventud, seriedad, carisma, respetabilidad y espíritu de servicio.

Nos llama la atención el valor y la entereza con la que el general señala que tenemos personajes del crimen organizado en Colima y que no se descartan actos delictivos, mismo que a la fecha se están controlando, como consecuencia de un arduo trabajo logístico de prevención, instrumentado por militares.

Resulta interesante que un personaje que conoce a fondo la problemática de la seguridad en nuestro estado nos hable con la verdad, esa realidad tan demandada por la población, pero que desgraciadamente se ha venido distorsionando y escamoteando en otras instancias.

Percibimos que ahora los militares coinciden con las demandas cívicas, que les preocupa la incertidumbre nacional, que están consientes de que es el mejor momento para que intervengan con especial empeño en la noble tarea de fortalecer la credibilidad que es fundamental para el desarrollo armónico de México.

Es que en realidad representa un verdadero estigma para nuestra nación, que su clase gobernante, sus representantes populares, sus cuerpos de seguridad, sus tribunales, jueces y magistrados, se encuentren en el lugar más bajo en el sentir de la confianza popular.

Pero el estado de ánimo del comandante de la Zona Militar, se confirmó luego, cuando por la carretera Minatitlán-Villa de Alvarez, los soldados descubrieron y decomisaron un importante laboratorio en donde se estaba elaborando una considerable cantidad de droga sintética.

Según los militares, el éxito de esta operación se debió en gran parte a la oportuna denuncia ciudadana. Ahora la Zona Militar promueve la participación de la gente, se está motivando una nueva cultura de la denuncia, que venga a contribuir para combatir tantas cosas que andan mal y que nos hemos empeñado en minimizar.

 

OTRA VEZ ES CONSEJERA

 

No cabe duda, las cosas deben componerse y esa es tarea prioritaria de Peña Nieto, quien al iniciar su administración, de inmediato ordenó una restructuración total del sistema electoral del país, el cual, si bien le está costando un dineral al pueblo, por lo menos que cumpla con su labor de arbitraje autónomo, honesto, equilibrado y apartidista.

Nos alienta que se estén dando casos que hablan de que las cosas serán diferentes y que ya no reinará la hegemonía, que habrá “fuera manos” en este asunto tan delicado que debe ser alimentado con fuerte dosis de moral.

Ahora que fue instalado el Consejo Estatal del Instituto Nacional de Elecciones, nos sorprendió que la controvertida Lic. Adriana Ruiz Visfocri haya sido nombrada nuevamente consejera, pero ahora en esta nueva  instancia, puesto que su proyecto anterior fue echado abajo. Lo comentamos en su oportunidad en esta columna, la dama sabe mucho de cuestión electoral, tiene carácter y mucha eficiencia, por lo cual ha sido cuestionada por los partidos políticos, unos hablan mucho a su favor, otros la rechazan y algunos mejor callan, asumiendo una sabia actitud al no meterse en donde no deben.