En la Mira


Adriana Ruiz Visfocri, primera señal para el 2015

René Montes de Oca.-

El hábil movimiento mediante el cual fue colocada la Lic. Adriana Ruiz Visfocri como consejera electoral, preocupa demasiado al sector oficial dentro de la política estatal. Y no es para menos, esta aguerrida mujer que hace unos años fungía como presidenta del Tribunal durante una elección, la cual por las anomalías detectadas tuvo que repetirse, dejando para la historia un significativo precedente.

Gustavo Vázquez Montes, en aquella ocasión, triunfó al fin de cuentas, pero las acciones fuera de la normatividad que se exhibieron durante la primera elección fueron debidamente sancionadas, hasta se puede decir que con rigor.

Conozco desde antes de nacer a Ma. Elena Adriana, quien lleva el nombre de su madre. Don Ramón Ruiz Rico, recientemente fallecido, un hombre serio y respetable, en aquel tiempo agente de droguerías Levy de Guadalajara, viajaba constantemente y por fin se decidió a radicar en nuestra capital, en donde fueron mis vecinos de la colonia Magisterial, lugar donde nació la ahora talentosa abogada colimense.

En aquella ocasión, fueron muchos los ataques y le buscaron tanto a la ancheta, que hasta se dijo que era extranjera y ni siquiera de la entidad, pero así son las especulaciones perversas, la ahora flamante consejera estatal electoral es colimota rodillona, estudió su primaria en la Altamirano de San Francisco y su madre, una gran señora, aún se dedica al comercio del abarrote, por nuestro mismo barrio de Bartolomé de las Casas.

Debemos de reconocer que su actuación en el caso Gustavo Vázquez no fue parcial, aun que se le criticó de panista por no solapar la impunidad acostumbrada y menos permitir maniobras poco claras, que en otros tiempos pasaban inadvertidas. Pero la verticalidad se impuso y para darle mayor vigencia a la transparencia, se llevaron a efecto otros comicios, que como era visto, fueron favorables para una figura muy querida por el pueblo, que con esta acción, dignificó su llegada al poder y no pasó por la desagradable experiencia de obtener el cargo mediante un triunfo cuestionado.

La presencia de Ma. Elena Adriana representa, por lo menos, un voto en contra a los atropellos y presiones gubernamentales durante el proceso electoral del 2015. Por ese motivo, seguramente su figura resulta incómoda para quienes siguen pensando que con incondicionales en las instancias electorales, tienen garantizado un arbitraje turbio y manejable.

Ahora bien, la pregunta obligada es: ¿De dónde surgió la idea de incomodar con el nombramiento sorpresivo de Ma. Elena Adriana?, ¿será que en verdad se aspire a una contienda con calidad y decencia? Porque la Lic. Ruiz sabe hacer las cosas y sus trabajos han causado impacto, porque incluso son arrogantes y han desafiado a los grupos de presión más aguerridos, a los intocables y a los perversos. Nos extraña tanta incomodidad en un partido que acostumbra recibir con fanfarrias, bombo y platillo a quienes realmente lo han traicionado y por si fuera poco, hasta los premia con cargos administrativos relevantes y candidaturas amañadas.

Haciendo un balance real, deben ser más escrupulosos entre su militancia y no ensañarse con una funcionaria que ha cometido el error de no ser su incondicional.

Pero mientras que aquí en Colima se sigue vinculando a Ruiz Visfocri con el Partido Acción Nacional, este instituto se mueve hábilmente a nivel nacional. La licencia de Gustavo Madero a la presidencia también descontrola a los colimenses. Si apenas acababa de obtener su reelección, ¿qué persigue con esta singular maniobra política?, ¿perderán fuerzas sus más allegados, como Jorge Luis Preciado, o serán más favorecidos?

El papel de las buenas relaciones del presidente Enrique Peña Nieto con el jefe Madero, los movimientos de Acción Nacional buscando alianzas en nuestra entidad, la sólida unificación de ese instituto a nivel estatal y el talento de Virgilio amalgamado con la sagacidad de Jorge Luis Preciado, hablan de manera elocuente de una contienda sin precedentes para el próximo año.

Seguramente por ello muchos actores políticos andan desesperados, saben que la presencia de Ruiz Visfocri en el escenario colimense no fue obra de la casualidad, el presidente no distrae su atención, está debidamente enterado de cómo se dan las cosas en Colima y con seguridad no se dejará confundir por cercanos colaboradores, mucho menos influenciar por protagonistas de primer nivel, buscará que las elecciones se realicen con respeto a la democracia y a los valores de la política. En este contexto, no nos encontramos en condiciones de hacer pronósticos seguros, tal parece que a nuestro primer mandatario lo que le urge es que en Colima, los ciudadanos perciban actitudes diferentes, movimientos decentes, colmados de valores.