En la Mira


René Montes de Oca.-

UN factor que está complicando los trabajos preliminares del proceso electoral del 2015, lo es sin duda  la apatía de los partidos políticos, organismos estos, quienes por su negligencia y lamentable ocio, se están viendo superados por grupos y actores que por su cuenta, están metiendo un gran desorden en el ambiente, ocasionando el alto riesgo de que las elecciones venideras pierdan civilidad e institucionalidad, lo que puede mermar la calidad del proceso.

Son varios los actores que ya andan en plena campaña, piensan que creciendo en los medios, pueden ocupar el lugar que en justicia le corresponde a aquellos que sustentan con trabajo, efectividad y disciplina, el deseo de gobernar nuestra entidad.

Siempre hemos dicho que en Manzanillo se ha desencadenado un fenomenal desorden, ningún instituto político ha puesto freno a la gran movilidad que por su cuenta, han iniciado protagonistas de todos los colores. Las pasadas Fiestas de Mayo, se transformaron tristemente, en descarados escaparates políticos, principalmente de gentes del tricolor, pero también, con la menos ostentosa participación de elementos de otras corrientes, con fines meramente oportunistas.

Los medios han cumplido fielmente su cometido, comentan lo que ven, informan lo que aprecian, especulan, vaticinan, analizan. Quien realmente procede mal, es la clase política, que con su actuar fomenta una colosal urdimbre que ya está generando resentimientos, divisiones, desorden e inconformidades.

En Manzanillo, los comités municipales de todos los partidos están en la opacidad, sin embargo, existen grupos políticos fuertes, inquietos, dinámicos, que se están manejando peligrosamente, aprovechando la total ausencia de institucionalidad partidista. Se está dando un fenómeno irregular, son los grupos políticos los que influyen en los partidos, ejercen un total dominio sobre sus grises dirigencias e incluso las involucran en sus movimientos carentes de disciplina.

Por ello, fue bien visto que recientemente se haya comentado, que al fin, el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional, visitará nuestro puerto, para instruir a las dirigencias municipales y calmar esa vorágine política que se ha creado en una región, en donde ya no se sabe ni quien es quien.

Otra noticia que causó ámpula, fue el claro autodestape de la senadora Mely Romero, la cual obtuvo la inmediata respuesta del presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Francisco Anzar Herrera, en el sentido de que nadie se está adelantando a los tiempos y que es una justa aspiración de todo ciudadano la que ahora mostró la senadora y también dirigente femenil a nivel nacional de una organización. Lo significativo en este caso, es que el líder estatal tricolor, haya conminado a la política de Cuauhtémoc a no descuidar su trabajo, “trabajando y dando resultados, en ese sentido se fundamentará la aspiración, en el caso de Mely a la gubernatura”, enfatizó el dirigente.

Como que se vislumbra una nueva actitud en el seno del PRI, todo parece indicar que se luchará por acabar con las imposiciones y que tal y como lo ha venido señalando insistentemente su líder moral en la entidad, el Lic. Mario Anguiano Moreno, serán los que trabajen quienes ocuparán las candidaturas en el 2015. Todo mundo puede aspirar, pero seguramente llegarán aquellos que estén respondiendo con responsabilidad a los cargos que desempeñan actualmente, sin distracciones perversas ni políticas oscuras.

Resulta alentador, que al fin se piense en estimular a quienes se someten con lealtad a la disciplina, que se recompense la militancia ordenada dentro de los partidos políticos, el trabajo y la responsabilidad. Es un buen momento y en el PRI, ya se está señalando el rumbo: Cero tolerancia a la urdimbre política, respaldo total a la militancia limpia y capaz, entrega a proyectos colmados de valores, impregnados de ética, decisiones justas que estimulen y ya no lastimen al electorado.

El líder moral del tricolor, en si figura de primer mandatario colimense, cada día muestra más vigor. Mario Anguiano, tiene fuerza y presencia nacional, liderazgo reconocido en el trabajo administrativo y alta sensibilidad política, que le dan autoridad para señalar el camino que debemos tomar los colimenses, con rumbo a una contienda electoral  de altura, un proceso con calidad, un evento que venga a unificar al pueblo, un acto cívico que fortalezca nuestro espíritu nacionalista, democrático y libertario y que además, sirva de ejemplo a las generaciones venideras. Pero para ello, urge poner a trabajar a los partidos políticos, que no se hable ya de protagonistas acelerados, que se escuche la voz institucional, marcando la pauta a seguir, señalando rumbos, orientando a su militancia, erradicando el clima de incertidumbre que han venido fomentando,  gentes que buscan revolver el agua con fines inconfesables. Definitivamente es el momento de trabajar y aquellos que anden perdidos de sus áreas, es tiempo de regresar a cumplir con su deber, por que nadie ve bien, que pierdan el tiempo, donde no deben.

OTRO GOLPE A LA PASADA LEGISLATURA

Nadie duda, que la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al autorizar un matrimonio entre homosexuales en Colima, exhibe la poca calidad del trabajo de la pasada legislatura local. Además, este ordenamiento legal, le da puntos buenos a la iniciativa del ayuntamiento de Cuauhtémoc, quien por cuenta propia y con argumentos jurídicamente bien sustentados, desde hace tiempo ha venido autorizando este tipo de uniones entre parejas del mismo sexo.

Lo comentamos en su oportunidad: Indira Vizcaíno les está dando una cátedra de derecho a los  diputados que muestran poca capacidad en cuestiones jurídicas. Puede ser que este error legislativo, tenga su origen en la partidización dentro del Congreso y el afán de contravenir a una presidenta municipal de oposición. Corresponderá a los nuevos legisladores corregir la plana con premura, pues este hecho lamentable para Colima, ya se está exhibiendo a nivel nacional con intensa difusión y el escándalo puede llegar a globalizarse. Lo que no se hace bien, tiene que caer, recuerden que estamos viviendo: Tiempos de cambio.