En la Mira


Grave inconsistencia en los partidos políticos

René Montes de Oca

DEBE preocuparnos la inconsistencia existente en los partidos políticos de nuestra entidad. Ninguno muestra integridad moral, todos han sido permeados gravemente por vicios y actitudes deformando su figura que luce  carente de seriedad y robustez.

Triste que las instituciones que se supone deberían ser fuertes en nuestro sistema político, atreviesen por grave crisis. En esta situación, no se puede augurar un proceso electoral consistente y serio para el 2018. Seguramente veremos más desorden e inmoralidad. La incertidumbre cívica se acrecentará y la gobernabilidad cada vez será más débil. La fisura entre pueblo y gobierno se convertirá en un verdadero abismo.

Nos estamos dando cuenta con desilusión de la real pobreza en que nos encontramos. La deuda pública estratosférica ni en sueños disminuye. El fenómeno Trump nos abrió los ojos. Ya no es posible vivir más a expensas de los poderosos, ni con exagerado vasallaje estamos en condiciones de obtener protección. A estas alturas, nadie desea cargar con la problemática de un país generador de latrocinio político, de inmoralidad ciudadana, inmerso en actividades delictivas y sumamente viciado por la corrupción.

Por ello, los partidos políticos están decayendo peligrosamente, su institucionalidad pasa por la peor crisis, su moral está por los suelos, no han tenido la entereza para coadyuvar a la solución de la problemática nacional, por qué no se manejan con seriedad y en esa forma jamás tendrán fortaleza.

En nuestra entidad falta mucha seriedad política, vemos con tristeza que los cuantiosos recursos financieros destinados al sostenimiento de los partidos políticos, son dinero tirado al arroyo, una vil dilapidación enfermiza ante una crisis económica que parece una pesadilla de la que nos resistimos a despertar, utilizando empréstitos y adquiriendo más compromisos que hunden nuestra soberanía, aniquilando nuestra integridad nacional.

Pero ¿ya nos cayó el veinte? ¿Nos dimos cuenta del desastre en que se encuentra nuestra estructura política estatal?

Mariano Trillo Quiroz, renuncia a la dirección del Verde Ecologista, más humillado que satisfecho. Deja un partido que fue utilizado en exceso en la contienda pasada y que ahora sigue mostrando su poca integridad, su escasa seriedad institucional, la poca importancia que les otorga a sus figuras prominentes a las que prácticamente retira del cargo con una simple patada en el trasero. De pronto se pierde la figura de un Comité Estatal del verde para sustituirla por la de un delegado colmado de facultades y poder.

  1. Jesús Fuentes Martínez del PAN, quien arbitrariamente permaneció en su cargo el tiempo que quiso darle Jorge Luis Preciado y no los estatutos albiazules. Ahora advierte que no permitirán que la administración del gobierno estatal que encabeza Nacho Peralta, meta manos en los asuntos que solamente competen a los panistas para seleccionar su nueva directiva estatal. Claro que para ello, levanta la bandera de apoyo a Enrique Michel Ruiz, figura sumamente vista en el PAN, un verdadero arroz de todos los moles, que lo mismo se va a la Administración Portuaria Integral que a la Osafig, sin dar el perfil. Y se dio el lujo de acudir a la derrota incidental en su aspiración a la gubernatura del estado. La falta de seriedad panista exhibe a Marthita Sosa como vocera del grupo de Jorge Luis Preciado, la manzanillense merece más respeto, máxime cuando se retiró del liderazgo de la bancada en el Congreso parea dedicarse más a Manzanillo, señalado que su familia le reclamaba, pero no aclaró más al respecto.

El Panal, misteriosamente está apagado, en lo que sí cumple es en recoger las jugosas participaciones mensuales que le otorga la autoridad electoral correspondiente.

El PRI organiza eventos magnos homenajeando, pero se sigue resistiendo a trabajar, al activismo político, a la labor proselitista, ni siquiera enaceita su ya atrofiada maquinaria electoral, sus líderes no empolvan los lustrados zapatitos visitando colonias, zona rural o barriadas vulnerables, a donde no entran las lujosas “suburban”. No se esfuerzan, utilizan las vetustas y aristocráticas instalaciones, las joyas arquitectónicas que nos legó Lucio Uribe. Para nada les preocupa ganar votos humildes, salir al encuentro de “la gallada” del nuevo ciudadano que vaga desempleado por los suburbios. Tampoco proyectan visitar viviendas asequibles para los parias ni se dan cuenta de las condiciones infrahumanas en que viven la mayoría de mexicanos. No les interesa para nada el Colima paupérrimo, mejor se visten de blanco y organizan eventos que más bien parecen primeras comuniones colectivas. Viven más recordando un pasado cuestionado que buscando cimentar un futuro diferente y más halagador.

¿Y el Partido de la Revolución Democrática? Clásico ejemplo de lo que no se debe hacer con una institución partidista. Desaparece del escenario un comité estatal.  Mueve su política en torno al morbo político que reina en el ambiente colimote. Confunde la opinión ciudadana. Levanta banderas populistas que ya no caben en tiempos modernos, todo su trabajo lo encausa en declaraciones oportunistas de una delegada nacional, muy incendiaria y con poca capacidad de propuesta seria ni conciliadora. Ahora se proponen acabar con lo poco que quedaba de su participación en la entidad, con el fuego amigo y enemigo que se ha desatado contra Indira Vizcaíno Silva.

Morena en Colima ha estado calmado, a la expectativa y eso es preocupante.  Es momento de trabajar abiertamente sin atisbos, la gente quiere estar enterada de la acción de los partidos, no le apuesta a las sorpresas desagradables.

Lo mismo sucede con  Movimiento Ciudadano, en donde todo es discreción que desgraciadamente se traduce en falta de trabajo. Se la están pasando de plácemes en la pura “flojera”, pero de seguro piensan estallar como dinamita a la hora más oportuna, logrando poca ganancia política pero sí mucho desorden y mala imagen para los procesos serios de Colima.

Se el primero en comentar en "En la Mira"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.