En la Mira


Virgilio, pieza clave en la contienda

René Montes de Oca.-

Sin lugar a dudas, uno de los actores políticos que más ha llamado la atención en los últimos tiempos en nuestra entidad es Virgilio Mendoza Amezcua, actualmente presidente con licencia de Manzanillo.

Aun habiendo declinado la candidatura al gobierno de Colima por el Partido Acción Nacional (PAN), algunos correligionarios se empeñan en que este distinguido cuadro salga en las boletas electorales con el color azul, pero desgraciadamente, las circunstancias que se dan al interior del PAN levantan polvareda, al especularse que es ahora el Verde Ecologista el que le ofrecerá al armeritense una candidatura plurinominal a la diputación federal.

La verdad es que la figura del laborioso y carismático político, en donde se le ponga, resulta incómoda, por contar con un consenso sumamente reconocido entre el electorado. Es el destino de los punteros en las encuestas, definitivamente están condenados al recelo de los que desean una administración sin sombras del pasado, un liderazgo único, que les garantice un gobierno fuerte, implacable, seguro y riguroso.

Por lo pronto, en los trabajos preliminares, se constató que la supuesta designación de Virgilio en un distrito de Manzanillo apoyado por Acción Nacional, levantó ámpula y hasta se consideró el preludio de la derrota del PRI en el puerto.

Sin embargo, Virgilio, con sus repentinos cambios de estrategia, y de confirmarse lo que se sospecha, transformaría por completo lo que ya se estaba cantando como victoria panista en el puerto y ahora, de ser cierta su decisión de pintarse de verde, prácticamente está condenando a “Gaby” Benavides, carismática política panista y su eficiente aliada, a una reñida derrota ante “Pico” Zepeda, quien nada más está a la caza de los nuevos anuncios, sobre los derroteros que seguirá en su proyecto camaleónico tan cuestionado actor; ya que éstos son determinantes para Manzanillo.

De ir Virgilio a vestir camiseta verde, las cosas darían un giro de 360 grados, ahora sí se definiría como simpatizante activo de “Nacho” Peralta y marcharía en caballo de hacienda, dejando perplejos a sus aguerrido opositores dentro de las filas de lo que ha sido su partido durante los últimos años, el PAN.

Con Virgilio ecologista, todo marcharía como miel sobre hojuelas, Manzanillo prácticamente estaría en manos de la corriente naborista y de Mariano Trillo Quiroz, quienes portan la bandera verde desde hace tiempo y que ahora ocupan lugares preponderantes en este instituto político, que es de hecho, el aliado minoritario, más cercano al PRI en los últimos tiempos.

Podríamos decir que una torpeza sumamente grave del PAN sería dejar ir a Virgilio, con ello, se despertaría la ya clara sospecha de que al de ese instituto político le están orquestando la victoria contundente al tricolor, ya que con Jorge Luis Preciado solo, el proyecto azul estará condenado al fracaso.

Una cosa es verdad, en Colima todos los partidos políticos se están autodestruyendo, ya no se dan a su interior los buenos cuadros y nada más se dedican a la tarea de cazar actores destacados; además, debemos reconocer la corriente de aceptación que están teniendo las candidaturas externas, así como el repudio a las imposiciones partidistas y la inconformidad por las plurinominales, que tan sólo exhiben elitismo partidista en el sistema.