En la Mira


Como de un cuento de hadas

René Montes de Oca.-

Todo parecía un sueño, un humilde mexicano viajando en la misma carroza que la reina, una amable viejecita de 88 años que lo hospedaría luego en su suntuoso palacio.

Hubo salvas de cañón, guardia real montada y a pie -los miembros de esta última con sus famosos sombreros hirsutos alargados- y una banda de música.

Miles de turistas no se perdían detalle, el protocolo pomposo de las visitas de Estado es algo que sucede solamente dos veces al año en ese reino. Pero todavía más, aquel sencillo representante de la prole mexicana, sería invitado de honor en un gran banquete presidido por la monarca y para no perder la originalidad, 2015 fue designado año de nuestra nación y aquel poderoso imperio, en donde ahora un mexicano vivía un evento que más bien parecía cuento de hadas.

Pero apenas empezaron a sonar las doce campanadas, se rompía el encanto; de entre la multitud de turistas, se escucharon en claro español, las voces de algunos mexicanos, viajeros que nunca faltan y que en tan ostentoso evento, se inconformaban de la siguiente manera: “La visita puede que mejore la imagen en el exterior, pero en México no la arregla”, decía uno, mientras que su esposa agregaba: “Cada día está peor. Una mexicana radicada en Europa aseguró que en estos momentos, vaya a donde vaya, habrá mexicanos que protesten. En México las cosas están muy difíciles”.

Luego de que aquel dulce sueño concluyera con el sonar de las 12:00, todo cambió a una pesadilla. Se anuncia en México el primer cambio en el gabinete de Peña Nieto y precisamente en la que ha sido hasta ahora la coyuntura más complicada del sexenio. Le dan las gracias a Jesús Murillo Karam como procurador general de la República y en su lugar queda una mujer.

La aprobación del Senado con 196 votos a favor, cinco en contra y tres abstenciones, para que Arely Gómez fuera nombrada nueva titular de la Procuraduría en sustitución de Murillo Karam, causó impacto, por el hecho de que se haya otorgado tal distinción a una mujer, seguramente con la esperanza de que imprima mayor sensibilidad en la búsqueda de una procuración de justicia que responda a la difícil situación que la violencia ha propiciado, ya que en el tema del Estado de Derecho, desde hace mucho que no se hace nada relevante.

La justicia y su ejecución siguen teniendo infinidad de huecos, por donde se filtra la impunidad y se aprovecha la corrupción, como una bacteria en su caldo de cultivo para reproducirse con facilidad.

En sus viajes de encanto, el protagonista frecuentemente es interrumpido por los medios; a todos los europeos les interesa saber qué está pasando en México, máxime cuando ven de cerca a un personaje humilde, quien con muchos sacrificios costea un viaje diplomático y de buena voluntad, haciéndose acompañar de su esposa y algunos de sus colaboradores.

Asegura el personaje que ha habido una pérdida de confianza, en ella deposita todo lo que sucede en México y no anda muy equivocado. Es que cuando se da el hartazgo o la pérdida de confianza, cuando un pueblo cae en la duda y la incertidumbre, el tejido social corre muchos riesgos.

Por ello, por el acoso de los medios extranjeros, es que el optimista visajero se está dando cuenta que no solamente se puede salir por el simple hecho de hacer relaciones, sino que también en otros lares, existe interés por lo que nos está pasando a los mexicanos; cómo vivimos los parias, marginados, desempleados, hambrientos que ahora cuentan con nombre y apellido, gracias a la cruzada nacional. También al otro lado del atlántico, tiene ahora que explicar nuestro relevante personaje, con detalle y certidumbre, la causa de que México se esté hundiendo.

Dicen que los viajes ilustran y los sueños alivian los pesares. Bien vale la pena soñar y viajar para romper tensiones y aprender, pero ahora, los viajes traerán una repercusión sumamente importante y serán esperados con interés, si en cada uno de ellos, se tendrá como ahora, un cambio favorable en el gabinete, la remoción de quien no responda a las exigencias que la nación demanda con premura.