En la Mira


“Nacho” va por un nuevo PRI

René Montes de Oca

Uno de los propósitos de Ignacio Peralta como precandidato del tricolor al Gobierno del Estado, es conformar un nuevo PRI en Colima, lo cual habla muy bien de que su intención es sanear el ambiente político, reordenar una añeja estructura atrofiada, cambiar las actitudes de los militantes, erradicar vicios y, sobre todo, convertir al instituto político en un organismo incluyente que fomente la unidad, el respeto y la disciplina entre su militancia.

A su favor, “Nacho” cuenta con su vigor juvenil, actitud sana y el respaldo de una corriente renovadora que busca salvar a su partido de la hecatombe.

Por lo menos, algo bueno resultó del pasado proceso para seleccionar al abanderado priísta a la próxima contienda electoral. Fue suficiente un rápido análisis para reconocer que la añeja y desgastada maquinaria que fue creada para ordenar la práctica política, simple y sencillamente es obsoleta.

Es que el PRI ya no es un organismo abierto ni mucho menos una institución formadora de buenos cuadros; se ha perdido en el abuso, la cerrazón y el exclusivismo, a grado tal de no contar con la contundencia de antaño, para evitar los daños de una perversidad que le ocasiona un serio desgaste al fomentar la división, recelo y revanchismo.

El PRI se ha degradado como instituto al convertirse prácticamente en un apéndice del gobierno, un organismo sin luz propia, un verdadero pelele oficial, un simple elefante blanco que no tiene fuerza en su estructura, ha perdido su calidad moral, subsiste por viejas prácticas de acarreo y mantiene cierto control sobre las masas, utilizando burdas estrategias que lo conducen a depender de una base desordenada, sin formación ni calidad partidista.

El partido se ha degradado a un simple organizador de pozoladas o repartidor de despensas, un organismo político que ha perdido la fuerza que durante mucho tiempo le proporcionó la calidad de sus cuadros, la contundencia de una dirigencia ejecutiva, que no tenía que rebajarse al granjeo populachero, a la actitud servil en las colonias, al alboroto de hormigueros, al fomento de la falta de respeto, a la ausencia de disciplina y de valores de orden político.

“Nacho” tiene razón al buscar un nuevo PRI, porque al paso que vamos, pronto el instituto que fue modelo de institucionalidad y formación política, estará condenado a ser un simple organismo populachero y anárquico, en el cual tengan vigencia los que más griten, los que utilicen la agitación, los que rompan el orden, los majaderos.

La actitud timorata que ahora tiene el partido en Colima, no beneficia en nada al instituto, solamente alarga su agonía y alienta el desorden de unas masas sin control político, con una pésima formación, apasionadas e indisciplinadas.

Es que las últimas dirigencias, francamente no han dado el ancho, pecaron de oficialescas, sin iniciativa ni valores propios; pero no solamente eso, su escasa formación partidista y su inseguridad, los condujeron a un encierro faccioso que ha mantenido prácticamente secuestrado al partido, pero lo peor, en medio de un ambiente de mediocridad y estancamiento.

“Nacho” percibe que si va con el mismo PRI a la contienda, corre el serio riesgo de una derrota, máxime con el clima de descontento que priva en la entidad por la violencia, la pobreza, el desempleo y la seria crisis financiera gubernamental.

Resulta sintomático, que según me platicaron, ya esté circulando un libro sumamente agresivo, que desnuda la situación por la que atravesamos; esto daña fuertemente al PRI que está ahora en funciones, lo hace protagonista de supuestas malas actitudes. A “Nacho” no le conviene heredar problemas, tiene todo el derecho de sanear lo que será su plataforma electoral, por lo menos echar un poco de aceite al desgastado engranaje.

Para ir a la contienda con esperanzas de triunfo, resulta imprescindible sanear la dirigencia del PRI Estatal, tan desgastada como gris, puesto que con los mismos, el partido correría muchos riesgos. Peralta lo sabe y el horno no está para bollos.

 

FEDERICO, EL MAS RENTABLE

 

Alfredo Hernández Ramos, dirigente del Panal en Colima, invitará a Federico Rangel a la diputación plurinominal de ese instituto político en alianza con el PRI. En su partido, Federico es el cuadro político más rentable y ahora con el abierto respaldo de un magisterio unido, que lo siguió de cerca en su esfuerzo fallido por alcanzar la candidatura al Gobierno del Estado, representa una garantía de triunfo para un Panal que fortalecerá notablemente su imagen electoral, con un invitado de lujo, puesto que donde vaya el maestro Rangel, lo seguiremos infinidad de simpatizantes, personas que valoramos su limpia trayectoria, su ameritada carrera política, su presencia en el trabajo, su pundonor partidista, su ética y profesionalismo que le dan figura como un político ejemplar.

 

PEÑA NIETO VISITARA TECOMAN

 

Se anuncia una visita del presidente Peña Nieto a Tecomán. Sutilmente, el del grupo Atlacomulco, estará en la fábrica de televisores de la Iguanápolis. El mensaje es claro, el controvertido presidente, viene a ver coronados sus esfuerzos al colocar a “Nacho” Peralta como precandidato y a dar el espaldarazo a las políticas de comunicación que sirvieron de trampolín para la llegada del joven colimense, quien es de hecho, pupilo del establo presidencial y un hombre bien parado en el proyecto “Videgaray”, que ya se empieza a cocinar con miras al 2020.