En el abandono total, el Parque Tecnológico


Desperdicio de $225 millones de pesos y al menos 8 mil empleos: Maldonado Villaverde

Anilú Salazar Mejía

El Parque Tecnológico CLQ surgió como un sueño de atraer a empresas de clase mundial a Colima y generar alrededor de 8 mil empleos de calidad para los egresados de educación superior, los que actualmente emigran porque aquí no existen las fuentes de trabajo que requieren.

Sin embargo, el sueño se está tirando a la basura, ya que los más de 225 millones de pesos que se le han invertido al Parque Tecnológico en infraestructura se están deteriorando y los edificios y calles los devora la maleza al paso de los años de abandono.

Al respecto, el ex presidente de la Asociación de la Industria Electrónica y de Tecnologías de Información del Estado de Colima (Aietic), Carlos Maldonado Villaverde, indicó a El Noticiero que todavía es tiempo de rescatar este sueño y que Colima tome una parte de la tajada del gran pastel mundial que representa la economía del conocimiento.

Carlos Maldonado se muestra optimista, pero al realizar un recorrido por las instalaciones del Parque se observa un alto deterioro, incluso hay paracaidistas viviendo en los márgenes y zonas donde la carretera termina abruptamente por los huizaches y la maleza; las lámparas del alumbrado público están oxidadas y a punto de romperse.

“Es cierto, está en riesgo de perderse la inversión debido al descuido en que se encuentra el Parque, se requiere un cuidado permanente, pero estarlo cuidando para que siga vacío es un gasto inútil, un desperdicio”, dijo.

Fuga de Cerebros

Carlos Maldonado fue, junto con el entonces secretario de Fomento Económico, Ignacio Peralta Sánchez, (ahora gobernador del Estado), quienes presentaron el proyecto al ex mandatario estatal Silverio Cavazos Ceballos, “y llegamos al acuerdo de que se compraría un terreno para poder construir un parque tecnológico”.

“Hablábamos de que hubiera disponibilidad de empleo para el sector que egresaba de la Universidad de Colima, del Tecnológico Regional y de otras instituciones, que en ese entonces era de 3 mil 600 jóvenes anualmente, y que no tenían muchas oportunidades en el estado y estaban migrando. Actualmente no tengo idea de cuántos egresan, pero es notoria la tendencia cómo siguen saliendo del estado a falta de oportunidades”.

Han pasado diez años desde entonces y el Parque está en desgracia, “yo ignoro las condiciones que han detenido el proyecto, pero lo que sí está claro es que no se ve ningún esfuerzo por seguir trabajando en el desarrollo; esto es echar mucho dinero de los contribuyentes a la basura”.

“Generamos profesionistas de muy alto nivel, con reconocimientos a nivel internacional, y después los mandamos fuera porque no tenemos dónde ponerlos a trabajar, y esto quiere decir que nos cuesta mucho generar muchachos que no van a producir nada para el Estado”.

Detalló que el costo social de los egresados desde que nace hasta que se gradúan es alto y es la manutención, la seguridad social, la educación primaria, secundaria, después la carrera y todo lo que se tuvo que hacer alrededor de él. “Además les quitamos a los jóvenes su oportunidad de tener un trabajo en su terruño”.

Economía del Conocimiento

El ex presidente de la Aietic informó que al arrancarse el proyecto, empresas como el Centro Nacional de Supercómputo, estaban dispuestas a venirse a Colima y atender el área de logística por la cercanía con el puerto de Manzanillo, asimismo The Hewlett-Packard Company (HP), pero ante la falta de respuesta oportuna decidió moverse a Aguascalientes; otras como AT&T al ver las circunstancias del Parque decidieron no venir.

“Imaginamos traer 8 mil empleos de calidad y que el Parque Tecnológico fuera un motor para la economía del resto del estado al generar oportunidades de producir la soluciones que requiere el campo, la logística, para crecer el sector de energía y desde luego las Tecnologías de la Información”.

Explicó que en un principio este parque funcionaría en cuatro áreas claves: Agrobiotecnología, Logística, Energías Renovables y Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TICs).

“Veíamos que la economía del conocimiento se basa no solamente en el tema de la tecnología, sino también en la generación de contenidos y esto abriría la oportunidad para que escritores, arquitectos, escenógrafos, coreógrafos, músicos, etcétera, tuvieran espacios para trabajar y crear contenidos, lo que nos daría valor agregado”.

Se pensó en agrobiotecnología por la vocación de campo de zonas como Tecomán y Armería; en segundo lugar la logística debido a que Manzanillo es un nodo muy importante de Asia-Pacífico en manejo de contenedores y mercancía; en energía renovable porque paulatinamente Colima se ha convertido en un clúster de energía, y en tecnologías de la información y comunicaciones porque a nivel mundial es un área que tiene un crecimiento del 17 por ciento “y no tenemos expectativa de que esto baje, sino que aumente a niveles mucho mayores y de ese pastel queríamos nuestra rebanada”.

Especificó que la ONU, en su dependencia la Unesco, ha determinado que la industria del conocimiento de aquí al 2050 irá creciendo de tal manera que va a corresponder a la mitad de la economía mundial.

Infraestructura Pendiente

Carlos Maldonado hizo hincapié en que todavía es tiempo de recuperar este lugar y aceptar a empresas de clase mundial que tantas veces han tocado a la puerta de Colima y no han recibido una respuesta adecuada.

Sin embargo, hay pendientes para terminar este parque, entre los más importantes la red de fibra óptica y una subestación de electricidad, servicios de mantenimiento y publicidad.

“Quiero pedir a los diversos actores que tienen potestad sobre este terreno que permitan que quienes queremos participar lleguemos aquí y nos instalemos y hagamos realidad este gran sueño”, finalizó.

Se el primero en comentar en "En el abandono total, el Parque Tecnológico"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.