El voto definirá el rumbo de Colima

Análisis Político | Foto: Especial

Colima vive actualmente un momento crucial e histórico porque está por definirse el rumbo de nuestro estado en los próximos seis años, debido a que estamos en plenas campañas electorales del 2021 para elegir al nuevo gobernador o gobernadora el próximo 6 de junio y quien gane la silla de Palacio del Gobierno influirá para bien o para mal durante seis largos años, pues administrará 17 mil 474 millones anuales, mucho más que al inicio del sexenio en 2015, ya que al empezar el presupuesto de egresos fue de 13 mil millones de pesos, aunque nos dicen que no hay inflación, y quizás por los grandes montos surgen ahora mucho más candidatas y candidatos que pretenden sacrificarse para administrar estos disputados recursos públicos.

Los ciudadanos todos y sin distinción; ricos, pobres, desempleados, profesionistas, obreros, campesinos, burócratas, hombres, mujeres, jóvenes, adultos, personas con discapacidad, chaparros, altos, gordos, flacos, feos y guapas, todos emitiremos un solo voto, que vale lo mismo, pero que todos necesitamos darle un valor importante de acuerdo a las necesidades del estado y no pensar solo en forma personal, pues vender el voto por mil o dos mil pesos es un acto deshonesto que va contra nosotros mismos, la gente sabemos que sí tiene necesidades pero no se justifica venderlo, la mayor parte de los recursos en campaña son en su mayoría dinero público por eso la gente continuará recibiendo sus becas, pensiones, etcétera, pero es inmoral recibir dinero en efectivo permitiendo soltar las credenciales de elector, pues así están vendiendo sus ideales, su dignidad y su honor. El voto es secreto y debe hacerse valer, y los partidos pretenden engañarnos al decir que hay que votar en cascada o en forma generalizada, pues la decisión es personalísima y debemos reflexionar valorando bien a cada candidato.

INDIRA , MELY, LOCHO, VIRGILIO Y CLAUDIA LOS MEJORES Las encuestas de opinión pública, que en su mayoría no reflejan la verdad y alteran datos a favor de quien las paga, únicamente coinciden en algo que ya es común en Colima, pues ubican a cinco candidatos a la gubernatura en forma preferencial, lo que significa que de estos cinco saldrá la próxima gobernadora o gobernador y poco a poco se irá reduciendo la lista basándose en la misma opinión popular.

Bien sabemos los ciudadanos que quienes participan hoy en campaña para gobernador, alcaldes o diputados locales varios de ellos mienten, no saben ni lo que proponen, son propuestas inviables y nada congruentes para asumir el cargo que buscan, porque son propuestas que ni les compete, no asumen un compromiso formal claro y honesto, y preocupan con su propio comportamiento personal en plena campaña por su propia conducta psicológica individual que es muy difícil ocultar, pues los expertos en piscología política y sociología política señalan cómo identificar a los mejores candidatos comprometidos con la gente y cuáles atenderán los intereses de la sociedad.

La Dra. Mark Ariely de la Unam dice: “Es lamentable que nosotros los profesionistas sociólogos o psicólogos no podamos influir en las votaciones para que la gente no siga siendo engañado por los falsos profetas que salen cada tres o seis años y propuso que los partidos antes de designar oficialmente a sus candidatos de los tres niveles, municipales, del gobierno estatal y federal estén obligados a realizarles un examen psicológico que deben aprobar, así como se los hacen a los policías, porque muchos ganan porque nadie los conoce pero ya como gobernantes dañan en lugar de beneficiar, son pésimos alcaldes, diputados locales, federales y hasta senadores, algunos están locos de remate”. ¿Será cierto? Creo que tiene razón pues en Colima también observamos que varios llegaron y están bien chiflados.

VOTAR SIN REFLEXIONAR El voto en cascada, por partido y sin mirar a quién o valorar bien es un gran error histórico, pues el voto diferenciado se define como un comportamiento inteligente y normal en democracias fuertes y bien establecidas, mediante el cual los ciudadanos utilizan su sufragio un voto para un partido y otro para otro, y lo hacen para no otorgarle todo el poder a una sola fuerza política, pues el control total de todos los espacios políticos ha provocado grandes problemas sociales en muchos países, debemos impulsar el equilibrio entre los poderes públicos, en la gran mayoría de los casos avasalla el Poder Ejecutivo al Legislativo en perjuicio de la población, debemos promover los ciudadanos el equilibrio en los tres niveles de gobierno, entiéndase el federal, el estatal y el municipal, necesitamos analizar a los mejores perfiles sin importar el partido que los postule.

¿Y CUÁL NOS CONVIENE? Indira Vizcaíno, Mely Romero, Leoncio Morán, Virgilio Mendoza y Claudia Yáñez son los candidatos a la gubernatura que se han mantenido en el ánimo popular hasta hoy, sin importar el orden o preferencia ni el partido al que representan, pues los partidos tradicionales están muy cuestionados y los nuevos empezaron engañando a sus candidatos prometiendo recursos para que se lanzaran. ¿Por cuál partido votar? si son casi todos lo mismo, por ello es mejor analizar cada perfil de candidato.

Faltan pocas semanas para definir el voto, la lista se irá cortando gradualmente hasta llegar a los dos o tres principales candidatos punteros, la moneda está en el aire, sin embargo es necesario empezar a reflexionar sobre el rumbo que deseamos para nuestra entidad, pues son muchos los factores que influyen que debemos jerarquizar para ejercer nuestro voto en forma reflexiva, vayamos analizándolos a cada uno de ellas y ellos, su comportamiento personal con los demás, es parte clave, su entorno familiar, sus amistades, su experiencia política y capacidad para enfrentar los conflictos, etc. Igualmente debemos valorar a todos los candidatos a votar para alcaldes, diputados locales y federales. Todavía es tiempo.