El Hijo del Ahuizote


Construyendo el cambio

 Héctor Jesús Lara Chávez.-

Deseando lo mejor para todos mis estimados lectores (as), permítanme compartir una gran experiencia vivida este 27 de septiembre en un salón de convenciones de conocido hotel en la ciudad de Colima. Sin pretender exagerar, puedo asegurar, “pensé que iba a morir sin antes ver, vivir, lo que aconteció aquella mañana del sábado pasado”.

Sin temor a equivocarme, habría una audiencia de por lo menos 300 ciudadanos, independientemente de lo que tendenciosamente puedan minimizar algunos medios de comunicación. Aprovechando este tema, hago un solidario llamado a todos los diarios tanto impresos como de radio, televisivos y de la web, para que se interesen por llevar información suficiente a las masas, objetiva, veraz y oportuna, de los fenómenos políticos que a partir del nuevo movimiento “Ciudadanos Construyendo el Cambio” se darán por la misma naturaleza social, el tejido político plural que conforman este frente.

Me permito transcribir las percepciones sentidas y observadas por quien esto escribe. Para iniciar, cada quien llegó por su propia cuenta e invitado por otro ciudadano de diferentes municipios del estado, o sea, no hubo acarreados. Me encontré con políticos, funcionarios públicos, algunos presidentes municipales del Partido Revolucionario Institucional, Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática e incluso algunos de sus dirigentes actuales, muchos “ex”, y los más éramos sólo ciudadanos. Aclaro que ningún dirigente del PRI presentó, pero sí muchos de sus militantes “de a pie”.

¡Ah!, de seguro mi inteligente lector (a) ya advertiste, por primera vez se reúnen de manera pública reconocidos militantes de disímbola ideología política y lo increíble, por “la forma política” que practican las dirigencias partidistas, hablaron libremente los políticos más representativos en ese momento presentes, entre otros muchos posicionamientos, la principal coincidencia de “ciudadanizar” con hechos el sistema de selección de sus candidatos, con la aclaración “nadie negó la cruz de su parroquia”, desde luego sucedió, desde mi muy particular punto de vista, lo más importante, la voz de los ciudadanos.

Pues bien, aunque ya en este momento, quien por razones naturales ya lo sabe, siendo precisamente el C. Gobernador del Estado, es de esperarse una madurez política de respeto, de libertad, de independencia a los requerimientos de los “Ciudadanos Construyendo el Cambio”.

La temática generalizada fue el “hartazgo” ciudadano, de que los hasta hoy principales partidos políticos tienen interesantes plataformas de principios, sus idearios políticos bien definidos, sistemas de selección, que son sólo simple literatura, pues en la práctica y violando sus propios estatutos, son los grupúsculos de poder dentro de cada partido los que manipulan sobre intereses personalistas las selecciones de sus candidatos, patentando un nefasto despotismo hacia sus afilados e ignorando despreciablemente a nosotros los ciudadanos.

Propuse a este vigoroso frente “Ciudadano Construyendo el Cambio” rechazar la mercadotecnia política manipuladora, las cuantiosas sumas de dinero que se han gastado en la compra del voto, en la burla a los votantes de calmarles momentáneamente el hambre con despensas de productos rezagados, señalar a los más pobres regalándoles láminas para no mojarse dentro de sus hogares, colchas y cobijas para soportar el frío, rifas, suvenires. etc.

La propaganda política electoral, en mi criterio, para construir verdaderos cambios, debe ser socialmente “demandante y participativa”, en vez de andar con sus “cuchupos”, reunión de grupitos, que trabajan para seguir “mamando la ubre de la vaca del pueblo”, de organizar “tenebras” reunión de gañanes que realizan labores de amenazas, las “guerras sucias” organización de testaferros dedicados a desprestigiar a los oponentes, etc.

Así es que con todo respeto, señores que detentan las dirigencias de los diferentes partidos, en mi consideración no tienen más que de dos “fideos o jodeos”, o escuchan, atienden y resuelven las exigencias del movimiento “Ciudadanos Construyendo el Cambio” o en los resultados se quedarán con sus candidatos impuestos “chiflando en la loma”.

Todos los partidos tienen buenos políticos, con grandes capacidades para las diferentes posiciones electorales, que lleguen más comprometidos con los ciudadanos y no casados a los intereses rapaces de los grupúsculos de poder partidista. Así es que “no se calienten planchas”, si no, no tienen la aceptación de nosotros los ciudadanos y hagan a un lado a los “lobos hartones” (los que andan buscando a como dé lugar seguir viviendo del presupuesto). Por cierto, no necesito dar nombres, pues ya los conocemos. aunque se disfracen “con piel de oveja”.