El Hijo del Ahuizote


Consciente colectivo

Héctor Jesús Lara Chávez.-

Puedo asegurar en este momento que estoy escribiendo esta mi columna, que nací a mediados del siglo pasado y más aún, que pertenezco al milenio pasado. Este tema “Consiente colectivo”, durante toda mi vida de profe y hoy todavía, estoy en la búsqueda de más respuestas, ahora con las nuevas preguntas: ¿Por qué repuntó la protesta en violencia?, ¿qué nos mueve a los mexicanos desde lo más profundo de nuestro ser?, ¿qué nos divide entre la razón y la intolerancia?, ¿por qué tenemos que recurrir a manifestarnos en las calles para vida de ser escuchados?, ¿quién o quiénes somos los responsables de la incredulidad en la política, en las instituciones y en la justicia?, ¿por qué nos gana más el coraje que el uso de la razón?, ¿cuál es la diferencia entre me importa y no me importa lo que atañe a todos como sociedad?

Puedo seguir cuestionando, de cualquier manera las preguntas, desde mi punto de vista, se encontraran en lo que los estudiosos llaman “El yo supremo y el yo sociedad”, “El libre albedrío”, “La psicología de las masas”, etc.

Este tema es complejo e interdisciplinario, sin pretender presumir dizque de “intelectual”, aunque sí pretendo, a través de este articulillo, dar la idea de eso que se llama consciente colectivo.

La palabra “consciente” es un participio activo que gramaticalmente significa: Lo que se siente, se piensa, se hace con pleno uso de los sentidos y facultades mentales. “Colectivo” es un adjetivo que gramaticalmente significa simplemente: Agrupación de individuos.

Ahora bien, estas dos palabras son toda una materia interdisciplinaria que abarcan ciencias sociales como la psicología, la pedagogía, la sociología, el materialismo dialéctico, la estadística, el derecho, la historia, la geografía política y la antropología.

Lamento que muchas de estas materias desaparecieron de los actuales programas de estudios de la enseñanza media superior (bachillerato), muy a pesar de la presumida “autonomía universitaria”.

Muchos jóvenes que llegan a los excesos de protesta, incluidos algunos compañeros maestros, carecen del conocimiento de algunas de las disciplinas de estudios con antelación señaladas, pero “quieto veneno”, no con esto asevero que son ignorantes, lo que deduzco es la falta de información científico-social para que las energías de la consciencia colectiva sean más contundentes, permanentes y definitorias en la protestas y manifestaciones sociales.

Hay dos tipos de conductas: “La individual” y “la de grupo”, uno el consciente individual, dos el consciente colectivo. Como individuos, todos tenemos anhelos, metas, gustos, deseos, esperanzas y “sueños”. Atravesamos por diferentes etapas durante nuestro tránsito de vida, gestación, lactancia, infancia, juventud, adultez, madurez y muerte.

El ser humano, como vivíparo, placentario, mamífero, vertebrado, omnívoro y “animal racional”, al igual que cualquier animal con las mismas características de especie antes descritas, primero, para subsistir “como individuo”, debe ser mantenido, cuidado, educado y por naturaleza, de acuerdo a la región geográfica en que se desarrolle, estar preparado con los suficientes instrumentos para poder vivir sorteando las vicisitudes propias de la existencia colectiva de la especie.

Aquí es donde entra “el colectivo”, los animales “no racionales”, con la taxonomía de la clase placentaria, mamífera, etc., necesitan forzosamente de la manada para sobrevivir, unos solo durante su desarrollo de lactancia a edad reproductiva, quedando aptos para formar su propia manada, otros durante toda su existencia, con sus excepciones (oso blanco). El ser humano también necesita de los básicos existenciales, manutención, cuidado, educación, pero curiosamente es el menos agraciado por la naturaleza, pues además necesita herramientas, habitación, educación formal, vestido, comunicación verbal y escrita, además no puede sobrevivir sin manada (sociedad).

He aquí una respuesta de acuerdo a mi criterio que contesta alguna de las preguntas que al inicio escribí:

El individuo necesita de la sociedad como la sociedad necesita del individuo, ambas partes deben coexistir para su propia subsistencia, si hace falta en el individuo educación, casa, vestido o sustento, el individuo se une con los iguales para obtener sus necesidades básicas, haciendo uso de sus facultades físicas y mentales para obtenerlas a como dé lugar. El colectivo (la sociedad) debe subsistir “ayudándose los unos con los otros”, todos tienen que trabajar, unos otorgando capital monetario, otros otorgando capital de trabajo, y ¡qué chulada! Debe haber “un jefe de la manada”, el gobierno, y si el jefe deja de ser conveniente para guiar, pues simplemente se viene el rechazo en la magnitud con que el gobierno no le cumple a la sociedad.