El Hijo del Ahuizote


¿Por qué se rebelan los pueblos?

Héctor Jesús Lara Chávez.-

Sin pretender, como dice el dicho, “descubrir el hilo negro”, mi estimado lector(a), que me haces el favor de leer esta columna de opinión, publicada en este prestigiado medio de comunicación, me permito aducir lo siguiente.

La palabra pueblo proviene del latín “populos”, que significa ciudad o villa, conjunto de personas que habitan un lugar, una región geográfica o un país.

Ahora, repitiendo, ¿por qué se rebelan los pueblos?, entre otros muchos fenómenos y hechos socio-político-económicos, los pueblos se lanzan contra la autoridad establecida, porque la ésta le aplica al pueblo leyes punitivas (penales, fiscales, civiles, ambientales etc.), esté enterado o no de la existencia de esa leyes. Tú, pueblo, tienes que cumplir porque el ignorar la ley no te exime de su cumplimiento.

Sin embargo, como lo demuestran los hechos, cuando se trata de que la autoridad tenga la obligación de otorgarle a los pueblos obras de compensación, de resarcimiento, amortiguamiento, indemnización, de desarrollo sustentable, enmarcadas en nuestra Constitución y diferentes leyes federales habilitadas para las poblaciones que reciben graves y diferentes impactos, por la falta de “justicia social”, por la corrupción en el “Estado de Derecho”, por el “desarrollo globalizador” que ignora el “reparto equitativo de la riqueza”, y se pisotean los derechos humanos, “el sistema político mexicano” se queda callado, no cumple con los mandatos constitucionales. Dejando en claro que “la autoridad” sí puede ignorar y, lo peor, violar las leyes.

Entonces, tú, gobierno, la única vía que nos dejas para que cumplas al pueblo con tus obligaciones, es manifestarnos en tu contra para que nos hagas caso. En mi apreciación, lo anterior descrito es causal de las muchísimas rebeliones surgidas por doquier en nuestro “México, porque escribes tu nombre con la ‘X’, que algo tiene de cruz y de calvario”. (Ricardo Alfredo López Méndez,el Vate)

Aterricemos en nuestra sufrida ciudad y puerto de Manzanillo. Desde que se iniciaron hace más de 10 años los trabajos para conectar el Puerto Interior con los patios de contenedores, que se fueron ubicando sobre la carretera con dirección a los poblados de Jalipa, Francisco Villa, Punta de Agua y Camotlán todos en el municipio de Manzanillo, han sufrido la discriminación como pueblos por parte de las autoridades federales en turno que han tenido que ver en todo este desarrollo, así como la falta de respeto a sus más elementales derechos humanos enmarcados en el Artículo 1º de nuestra Carta Magna.

Actualmente, los hechos comprueban, no nada más a las poblaciones antes enumeradas, sino todo el pueblo de Manzanillo, estamos sufriendo las consecuencias de una deficiente planeación urbana y portuaria, ya que desde un principio, cuando se construyó el puerto interior, no se previó que la ciudad iba a expandirse y, por lo tanto, ésta se extendió alrededor de él, y hoy en día el puerto de Manzanillo presenta una serie de problemáticas de integración que afectan a todos los que hacen uso directo del puerto y a la sociedad en general.

El Programa Desarrollo Urbano (2010-2020) marca que haya una expansión equilibrada y sustentable entre el crecimiento portuario y el de la ciudad, así como reordenar las áreas de concentración poblacional, posicionar a la ciudad y al puerto de Manzanillo como unos de los mejores del país y que esté a la vanguardia en la actividad turística del Pacifico mexicano e incentivar a las instituciones públicas y privadas de la ciudad de Manzanillo para mitigar los impactos que genera la actividad portuaria.

Pregunto: ¿Dónde está la expansión equilibrada y sustentable entre el crecimiento portuario y el de la ciudad? ¿Dónde está la reordenación de las áreas de concentración poblacional? ¿Dónde está el posicionamiento a la ciudad y al puerto de Manzanillo como unos de los mejores del país y que esté a la vanguardia en la actividad turística del Pacifico Mexicano? ¿Dónde está la mitigación de los impactos que genera la actividad portuaria de las instituciones públicas y privadas de la ciudad de Manzanillo?

La respuesta ante tantos incumplimientos de “las autoridades respectivas” el 11 de octubre del presente año en Jalipa, el pueblo se ha organizado en base a los Artículos 6º, 7º, 8º y 9º de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en una lucha social con el nombre de “Pueblos unidos en defensa de nuestros derechos”.

Su lideresa es la Lic. Irma Leticia Olivera Fernández, y aprovecho la oportunidad de felicitarle, alguien tiene que señalarle al sistema político que “toda queja atendida y resuelta a tiempo no genera actos de presión social”.