El Hijo del Ahuizote


Héctor Jesús Lara Chávez.-

PIDIENDO disculpas estimados lectores (as) corrijo la cantidad de asistentes a la reunión del 27 de septiembre en la ciudad de Colima, en vez de 300 como escribí en mi anterior artículo titulado “Construyendo el cambio” la asistencia fue de 750 ciudadanos.

Pues bien, el pasado 12 de octubre se realizó la Asamblea Municipal de este mismo movimiento social, en el Auditorio del Centro Cultural de Salagua y se llenó. Como es mi costumbre escribir lo que percibo, algunas ciudadanas y ciudadanos participaron confundiendo la intencionalidad de este movimiento, pues señalaron de ya como candidato a la gubernatura al Lic. Virgilio Mendoza y para presidenta municipal de Manzanillo a la Licda. Gabriela Benavides, aclarando y tratando de evitar “pensamientos adelantados”, no se mencionó para nada el partido de origen de estos dos personajes, luego entonces los elogios a Virgilio y Gabriela sucedidos en la reunión, en mi muy particular opinión son simples y legítimas inclinaciones de preferencia, de quienes así lo hicieron.

Subrayando lo de “intencionalidad”, el movimiento Ciudadanos Construyendo el Cambio, de acuerdo a mi concepción tiene como objetivo principal, precisamente respetar a todas las corrientes partidistas, para conformar un frente plural que conlleve a unir a la ciudadanía contra las formas de hacer política de los partidos, que en la búsqueda del poder nos dividen unos contra otros. Unirnos para de alguna manera mandar el mensaje a los partidos políticos el rompimiento de las reprobadas formas de seleccionar sus candidaturas, las estratagemas de hacer campaña, la costosa publicidad política salida de nuestros fondos públicos que finalmente termina en basura.

Tengo por sabido de la especulación que tilda esta intención como algo utópico o como se dice popularmente es “un sueño guajiro”, pero puedo asegurar: Solamente lo que no se busca no se encuentra, no se puede ganar una guerra si se abandona la batalla, si un deseo se sigue con fe, dedicación, regalando nuestro tiempo para los demás inevitablemente se logrará.

Aclarando, no es artículo de fe para que me lo crean, por los hechos puedo asegurar, en este momento en todo el estado incluyendo nuestro municipio habremos miles de ciudadanos y ciudadanas en esta conceptualización. Estamos decididos a romper los paradigmas políticos, como por ejemplo, el que no sean los intereses de poder enquistados dentro de las dirigencias en los diferentes partidos políticos quienes impongan a sus preferidos discriminando a otros correligionarios. Llevar al campo de la acción las nuevas leyes y códigos electorales denunciando a los “delincuentes electorales”, como ya lo dijo alguien “tope en lo que tope” de manera ambigua, no mis estimados lectores la disposición sentida es “que tope en algo” y para mi ese tope se llama electorado. Romper con la costumbre partidista de manipular el voto de sus “clientes” o sea aquellos que han recibido el beneficio de los diferentes programas federales, estatales y municipales, pues finalmente son fondos públicos para todos. Que los partidos eviten fanatizar a sus militantes evitando con esto las riñas que se propician el día de las elecciones, deben educar en el respeto y la tolerancia hacia aquellos que no aceptan a sus candidatos. Que sean los propios partidos quienes inhiban a sus “mapaches” y los enseñen a respetar las leyes electorales. Combatir “el trabajo sucio” utilizado sobre todo por los partidos grandes, que pagan “bandoleros de la política” para denostar la imagen de algún candidato atacando su vida privada.

No se debe dejar solo a las autoridades locales y federales electorales el compromiso de aumentar la participación ciudadana en el voto, deben los partidos políticos considerar también la motivación hacia el electorado, que solo un día de cada tres o seis años el ciudadano tiene el máximo poder de elegir a sus representantes y gobernantes. Por favor señores y señoras que dirigen los ya muchos partidos políticos no traten, unos de obtener el poder “tope en lo que tope”, los partidos de “la chiquillada” no se conformen con tratar sólo de sobrevivir con el 3% de la votación para seguir recibiendo prerrogativas y a los partidos nuevos lo mismo.

Ahora bien, en este pasado domingo 12 de octubre se nombró en la asamblea la Comisión Municipal Ciudadanos Construyendo el Cambio, conformado por 13 manzanillenses de los cuales se esperan buenos resultados y les deseo fervientemente éxito en esto que apenas está iniciando.

“La tierra gira, la vida sigue, huyen las ideas, cada día nacen nuevos redentores, pero parece que solo existe una constante, sobrevivir, y no podrán, los más fuertes, ni los más poderosos, ni aquellos que ostentan los medios del saber, sino aquellos que mejor sepan unirse y apoyarse en los demás ¡solamente estos vivirán!”

(Carlos Marx)