El Faro


Raquítica infraestructura turística

Gildardo García Beltrán.-

En materia de infraestructura turística, el destino colimense continúa siendo un “pueblo grande”, que no ha trascendido por contar con múltiples carencias, lo cual obedece a que no se han realizado todavía las inversiones suficientes como para mejorar ese rubro.

Constatamos lo anterior cuando se publicita al puerto como destino turístico, el cual luce bastante pobre, porque simple y sencillamente no hay nada que promocionar, luego de que los hoteles de primer nivel se pueden contar con los dedos de las manos, no llegan a 10.

¿Cuál será el motivo por el que no invierten?, francamente lo ignoramos, porque lugares para hacerlo sí tenemos. Por ejemplo, está la playa de Peña Blanca, la de La Boquita, Península de Santiago, San Pedrito, El Viejo, La Colorada, Ventanas, nomás con ésas, existen dónde se podría explotar también los sitios para nudistas.

La madre naturaleza sí nos ha dotado de bastantes bellezas naturales, porque hasta sitios para el ecoturismo existen, pero para sacarles provecho hay que invertirles.

Qué decir de las alturas, pues nada más imagínense ustedes si se fraccionaran todos los cerros, nada más con la panorámica que nos ofrece la hermosa bahía sería de gran atractivo, porque permite descansar y hacer a un lado el estrés.

Pero estamos tan atrasados, que ni siquiera podemos contar con un teleférico, dizque por cuestiones ambientalistas.

Pero lo que realmente ocurre es que aquí sí hay permisos para que existan por todas partes torres para señales telefónicas, las de la CFE, tanques para almacenar hidrocarburos y en un área que también debería ser turística, porque se tiene una playa interminable, ahora tenemos a una escalofriante Regasificadora.

Con tanto desorden, francamente resulta difícil encontrar quién se anime para hacer llegar las inversiones, ya que con toda seguridad son las dependencias federales, como la Profepa y Semarnat, quienes interfieren los desarrollos.

Lo cual hasta cierto punto es natural, porque son gente ajena al estado, que de desarrollos no saben nada, pues piensan que con quitar huevos de caguama, chacales y alguna que otra ave, ya están cumpliendo con su responsabilidad. Porque lo de la contaminación tampoco lo evitan.

 

CASOS Y COSAS

 

Miseria grande es perderse uno con falsedad y con verdad no poderse desengañar. Quevedo.

CON TANTA TECNOLOGIA se ha estado perdiendo el romanticismo, al menos en lo que se refiere a la música, pues como los jóvenes pueden bajarla por internet, ya son pocas las personas maduras que acostumbran llevar aquellas bonitas serenatas que se acostumbraban al pie del balcón de la noviecita o esposa.

EN UNA CIUDAD COSMOPOLITA, como la nuestra, es fácil que también se vayan perdiendo las tradiciones, porque aparte de la ciudad flotante, tenemos también a cientos o tal vez miles de avecindados cuya cultura es muy distinta a la nuestra, lo que eminentemente contribuye a frenar de alguna manera las actividades a las que estamos acostumbrados.

EL BARRIO I de El Valle de las Garzas está plagado de perros callejeros, lo que origina que haya excrementos por todas partes, tal y como sucede en el Centro Histórico, a lo cual cooperan también los dueños de mascotas que sacan o sueltan a sus animales para que hagan sus necesidades en la vía pública pero no limpian, a sabiendas de que no serán multados por permitir que sus perros contaminen el medio ambiente.