El Faro


La contaminación

Gildardo García Beltrán.-

Desde su fundación, la ciudad y puerto de Manzanillo siempre ha sido una entidad cuya principal divisa ha sido la contaminación del medio ambiente, misma que de diferentes maneras se ha venido generando hasta la fecha.

La misma se ha estado recrudeciendo con el desarrollo poblacional, así como por parte de algunas industrias como la minera y eléctrica, ya que antaño únicamente se contaminaba el subsuelo por medio de las fosas sépticas, lagunas y el mar al carecer de drenaje en amplios sectores del casco urbano.

En la actualidad existen lugares como la zona de La Boquita, allá por Miramar, en donde acuden una enorme cantidad de bañistas, quienes obviamente requieren de servicios sanitarios, pero que al no existir drenaje, se utilizan fosas sépticas, con lo cual están contaminando el subsuelo.

Asimismo, está la colonia Alameda, en el viejo casco urbano, cuyos habitantes están pasando las de Caín porque ahí el problema es que les brotan las aguas negras en sus hogares y en las calles, por lo que muy bien pueden presumir de ser los más perfumados del puerto.

Seguramente las autoridades municipales ya tienen contemplado el problema para darle solución inmediata, porque en realidad es grave lo que está sucediendo.

De entrada, se necesitan una mayor cantidad de plantas de rebombeo así como de tratamiento para las aguas negras y los correspondientes cárcamos para evitar que se mande el excremento al mar o a la laguna.

Una muestra de que las aguas negras no son bien tratadas es el hecho de que tanto en San Pedrito -entre la farmacia del Issste y el bachillerato-, así como en la Unidad Deportiva Jaime “Tubo” Gómez, Barrio II de El Valle de las Garzas, cotidianamente se registran fétidos olores con lo cual hacen insalubres dichos lugares. Con decirles que hasta el Centro de Salud se fue a otra parte, porque francamente no pudieron con los fétidos olores allá en San Pedrito.

En cuanto a La Boquita, deberán ser tomadas serias medidas porque allá de plano no hay drenaje y la contaminación del subsuelo es mayúscula, sobre todo porque han dejado crecer el número de ramaderos, mismos que en la mayoría de los casos ni con fosas sépticas cuentan.

 

CASOS Y COSAS

 

Para que un gobierno administre bien a un pueblo, es preciso que lo conozca, que tenga datos seguros sobre sus necesidades, sus hábitos dominantes, sus tendencias sociales, en una palabra, el carácter de la nación que gobierna. Francisco Zarco.

POR LA CALLE Obras Marítimas, de la colonia Fstse, en el Barrio I de El Valle de las Garzas, se encuentran una enorme cantidad de baches, ya que registra bastante tránsito vehicular, entre ellos, carros pesados de los mineros, y rara vez se le da mantenimiento. Cuando tapan, lo hacen hasta la altura de la Terminal de Autobuses, pero no continúan hasta el fondo, por lo que no se dan cuenta que está bastante feo.

EL VOLCAN DE COLIMA también ha estado “muy activo”, dando la impresión de que está bastante interesado de la situación política que se vive en el estado. Ya nada más hace falta que haga una buena erupción cuando al candidato que destapen los del PRI no sea de su agrado.

Por cierto, acaban de darle en el CEN del tricolor una contadita para verificar si no les faltaba ninguno de los 10 que quieren sacrificarse. Lo anterior porque temen que en Colima capital se encuentren establecidas algunas personas de Iguala, Guerrero.

Aunque en realidad, lo anterior es únicamente para destantear al enemigo, de cuándo acá han valorado tanto su real capacidad, por regla general siempre se nos ha dado gato por liebre.

Por lo que de nada sirve tanto ceremonial, a quien verdaderamente deberían tomar en cuenta es al electorado para la elección de los candidatos correspondientes, porque por regla general, todo resulta ser puras componendas políticas, de entrada, se inicia con un proceso amañado.