El Faro


La madre naturaleza

Gildardo García Beltrán.-

La madre naturaleza siempre está presente como principal protagonista. Por ahora, los “frentes fríos” han sido quienes acaparan la atención, provocando heladas y caídas de nieve en algunos estados del país, mientras que aquí nos mantiene con una temperatura bastante agradable.

Dentro de poco tiempo volveremos a estar expuestos a los ciclones y huracanes, siendo entonces cuando se vuelven a incrementar los riesgos, sobre todo en lo que se refiere a las inundaciones, ya que temporadas van y vienen, sin que se construya la infraestructura pluvial que se requiere para evitarlas.

Mientras que los asentamientos humanos continúan incrementándose, con lo cual aumentan también los riesgos luego de que se han venido tapando también los causes naturales del agua cuando llueve.

Sobre el particular, ya hemos padecido amargas experiencias, y eso que únicamente han sido por el paso de algún meteoro, cuyos efectos nos han dejado una buena cantidad de agua.

Pero con ello, nos ponemos a pensar lo que sucedería si nos azotara un ciclón como el de 1959, cuya duración fue de más de ocho horas, causando destrucción y muerte con sus vientos huracanados y torrencial aguacero.

Lo anterior, porque en esa época la población era menor, por lo que el agua contaba con mayores espacios para desplazarse, no obstante lo cual, también hubo inundaciones.

Luego tenemos también la existencia de un enorme porcentaje de terreno blando, mismo que se le ha ganado al mar y a la laguna, en donde se han construido casas habitación, hospitales e infraestructura para negocios y oficinas.

Ello, en el momento menos pensado, podría generar también desgracias, por estar expuestos a movimientos telúricos como temblores y terremotos, sobre todo si toda esa infraestructura no ha sido construida tomando en cuenta que estamos ubicados en una zona sísmica bastante peligrosa, cuyo suelo no ofrece ninguna garantía en lo que a seguridad se refiere.

 

CASOS Y COSAS

 

El miedo, la malicia y los celos poseen una brillante imaginación. Bottach.

SE IGNORAN LAS RAZONES pero el caso es que de unos días a la fecha, el servicio que presta la Comisión de Agua Drenaje y Alcantarillado municipal, en lo que se refiere al abasto del vital líquido en algunos puntos de El Valle de las Garzas, ha resultado ser bastante deficiente, luego de que por bastantes horas se carece del mismo.

Lo anterior, seguramente se recrudecerá cuando se intensifiquen los trabajos de remodelación de la Av. Elías Zamora Verduzco, sobre todo porque contamos con una red de distribución bastante vieja, misma que deberán cambiar por lo menos en todo ese tramo.

LA CONTAMINACION es un problema que tampoco pueden evitar en gran parte de este importante núcleo habitacional, toda el área de Tapeixtles hasta la población de Jalipa se encuentra cubierta por una densa nube de polvo, misma que se puede observar desde una enorme distancia.

Dependencias para trabajar sobre el particular, las tenemos federales, estatales y municipales, pero todas ellas valen lo que se le unta al queso… porque por nada del mundo pueden acabar con el problema a pesar de que lleva años registrándose.

EL CALDERO POLITICO, conforme pasan los días, va registrando un calor más intenso, luego de que se ponen en juego verdaderos intereses de los institutos políticos, quienes obviamente buscan colocar a su mejor gente.

Mientras que el electorado, quien en todo caso es el más responsable para que lleguen al poder servidores públicos auténticos, también está haciendo su parte, atento a conocer quiénes serán finalmente los que participen para cargos de elección popular.

En donde muchos de ellos sufrirán desilusiones, porque son bastantes los que buscan “sacrificarse”, pero los cargos son pocos. Obviamente habrá quienes indebidamente se alucinaron y pensaron que serían considerados, pero la realidad es que no todos los que se han estado mencionando, sobre todo en lo que se refiere a la gubernatura, tienen la capacidad y experiencia suficiente como para desempeñarse como tales en caso de salir electos, ya que para ello siempre será necesario el haber hecho carrera dentro del quehacer público.