El Faro


Gildardo García Beltrán.-

El “jinete de la corrupción”

El “jinete de la corrupción” pasea en caballo de hacienda entre personas que suponemos son autoridades, pero que más bien se desempeñan como aves de rapiña en contra de todo aquel ciudadano que tiene la desgracia de sufrir un accidente de tránsito.

Bien les va a dichas personas cuando no sufren la pérdida de alguno de sus familiares, porque en lo que se refiere a pertenencias como vehículo, equipos de sonido, celulares y de todo cuanto tenga cierto valor, se esfuman como por arte de magia.

También participan en la nefasta repartición quienes se desempeñan en el manejo de grúas y en los corralones, yo conocía como corralón en donde sacrifican ganado, pero también les dicen así a donde llevan a almacenar los vehículos accidentados.

Para empezar, cobran cifras estratosféricas por el arrastre de las unidades, elevadas rentas por tenerlos almacenados, y obviamente maniatan a los propietarios, quienes cuando les presentan la cuenta del gran capitán, muchos de ellos prefieren dejar ahí sus carros, o lo que queda de ellos porque también ahí los desvalijan, ya que ni vendiéndolos como chatarra sacan para pagar, con lo cual los propietarios de esos locales hacen negocio redondo.

Al joven estudiante Esteban Rojas García le acaba de ocurrir un caso de esa naturaleza tras accidentarse en su unidad.

Yo me pregunto, ¿qué servicios nos proporcionan las autoridades de tránsito a cambio de los pagos que hacemos?, porque para tener un vehículo debemos pagar periódicamente placas, tenencia, calcas, multas, recargos, entre otras tantas cosas inherentes al gobierno.

Aparte, desembolsamos en reparaciones, combustible, llantas, afinaciones, lavadas, enceradas, total, toda una retahíla de gastos para que la unidad pueda estar más o menos en buenas condiciones, porque los trabajadores no pueden traer unidades de modelo reciente.

Consecuentemente, son dichas dependencias quienes deberían proporcionarnos esos servicios, como lo del corralón y de la grúa, pero no pueden hacerlo por una simple y sencilla razón: Prefieren alimentar a la burocracia creando infinidad de plazas para acomodar a sus recomendados, razón por la cual no les ajusta todo lo que recaudan.

Obviamente, con ello también dan muestras que lo menos que les interesa son los contribuyentes, total, para eso son gobierno y nadie puede estar por encima de ellos, aunque ellos siempre estén por encima de la ley, mientras que la ley es únicamente para aplicarse a los jodidos, económicamente hablando.

Esta problemática que debe ser abatida en aras de que mejoren las cosas, se la voy a dejar de tarea al regidor Miguel Alejandro García Rivera, quien se desempeña en el Cabildo porteño como presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad, Asentamientos Humanos y Vivienda.

Todo y cuanto pueda hacer sobre el particular, será una buena aportación para quienes por necesidad, no por lujo, se aventuran a comprar un vehículo.

 

CASOS Y COSAS

 

Haz el bien a la mayor cantidad de gente posible, pero trata a la menor cantidad posible. Amado Nervo.

LA ESENCIA DE LA CRUZ ROJA es humildad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, universalidad. Pero como que se han estado perdiendo valores, porque ahora se le da más importancia al dinero y se quiere manejar como si fuera una institución bancaria que cobra por cuanto servicio presta.

POR MAS ESFUERZOS QUE realizan en obras públicas, no pueden terminar con los malditos baches que tras las lluvias de días pasados, han aparecido como por arte de magia debido a la mala calidad del material con que están construidas las arterias viales.

EL INSTITUTO MUNICIPAL DEL DEPORTE (Inmude) facilitó el sábado anterior el campo de beisbol de la Unidad Deportiva Jaime “Tubo” Gómez a un grupo de jóvenes quienes organizaron una velada con música de rock. Evento en donde se consumió bastante cerveza, obviamente algunas drogas también. Ello pudo constatarse por la gran cantidad de latas vacías que ahí dejaron y por alguna que otra bolsita con “polvo blanco”, lo que consideramos que es cocaína.

Por ello la recomendación de que no se facilite el inmueble para este tipo de eventos, ellos pueden irse allá por el rumbo de la playa o a los terrenos de la feria, pero no a un centro deportivo.