El Faro


Gildardo García Beltrán.-

PARA los nativos del puerto resultaba natural convivir en un antiguo casco urbano que no mostraba belleza alguna, sólo cuando se viajaba a la Perla Tapatía que era lo más común, al regresar es cuando notábamos la enorme diferencia en lo que a urbanización se refiere, siendo entonces cuando apreciábamos que aquí estaba bastante feo.

En lo particular, cuando el extinto presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, llegó a ocupar cargo tan distinguido y luego cuando el entonces alcalde de Manzanillo y después gobernador Elías Zamora Verduzco se desempeñó como tal, sinceramente les confieso que pensé sobre la transformación que se iba a registrar en la entidad, pero para nuestra mala fortuna, puede decirse que todo siguió igual, lo del famoso Plan Colima, sí llegó a nuestra capital colimense y al municipio de Cuauhtémoc, pero el antiguo casco urbano porteño siguió mostrando enormes deficiencias y fealdades.

Se han invertido presuntas millonadas de pesos en remodelaciones, pero nada ha cambiado su fisonomía, como que su destino es ser siempre feo, con el añadido de que mientras el gobierno reconstruye algunas calles y banquetas adornando con moderno alumbrado, al rato tanto la infraestructura vial como peatonal están destruidas, mientras que varias de las lámparas instaladas a los pocos días  cuelgan cual si fueran piñatas.

Ahora, tras leer en EL NOTICIERO DE MANZANILLO, que embellecerán el Centro Histórico, nos fuimos con la finta, creímos que finalmente se transformaría el casco urbano, sobre todo al ver la maqueta del proyecto correspondiente, pero oh, desilusión, pues se trata únicamente del malecón en el área comprendida de San Pedrito hasta El Tajo.

Con lo cual resaltará aún más lo horrible que está el centro de la ciudad, en donde existen varias calles destrozadas, llenas de baches y sin que se vislumbre hasta cuándo por fin lo van a transformar dejando de estar en el olvido.

Por lo que cabe sugerir que por lo menos coloquen macetones con plantas de ornato por todas partes para no vernos tan jodidos, porque una ciudad que presume de generar tanto dinero, simple y sencillamente no merece estar en esas condiciones.

 

CASOS Y COSAS

 

Olvido es señal de menosprecio y por tanto, causa enojo. Aristóteles.

 

LA ESQUINA QUE FORMAN LAS AVENIDAS PAROTAS Y CEDROS en el Barrio 1 Valle de las Garzas, de un tiempo a la fecha se ha convertido en una arteria vial bastante peligrosa, de ahí que sean múltiples los accidentes registrados por ambos lados, ya que ahora es de doble carril.

Anteriormente existía ahí un semáforo y agentes de tránsito, pero por razones desconocidas, ahora no existe ni una cosa ni la otra, lo que ha generado que el peligro y los accidentes se incrementen.

YA QUE ANDAMOS POR ESTE RUMBO cabe señalar que los estacionamientos construidos bajo el distribuidor vial, lucen muy bonitos, pero sobre todo son de gran utilidad para los vecinos.

Lo malo es que a la vez están apareciendo carros abandonados, algunos de ellos con sus llantas ponchadas, por lo que convendría fueran retirados, ya que de esa manera se convierten en focos de contaminación, independientemente al mal aspecto que muestran en una zona en donde se encuentran las clínicas del Imss, Issste y Conalep.

LUEGO POR LA AV. PAROTAS a la altura de la Cruz Roja, constantemente abren de lado a lado la calle. Se ignora si sea para hacer una especie de “tope”, o porque tienen la necesidad de arreglar alguna falla en la tubería del agua.

OJALA QUE EN LA PETICION que hará o ya hizo el alcalde porteño Virgilio Mendoza a los diputados federales Nabor Ochoa López, Francisco Zepeda y Martha Sosa, para que consigan recursos económicos y construir circuitos viales de concreto hidráulico, en beneficio de las colonias populares, también se tome en cuenta al vetusto casco urbano, mismo que en realidad no cuenta con muchas arterias viales como para que no se arreglen como merecen. Aunque en honor a la verdad, dudamos mucho que se obtenga algo.