El Faro


Gildardo García Beltrán.-

No somos guerrerenses, pero sí somos mexicanos y padres de familia, por lo que nos duele todo lo que le ha estado sucediendo a ese estado hermano, en donde las autoridades han sido las principales culpables de que la ley del gatillo continúe imperando a través de la misma policía y de cabecillas del crimen organizado.

Guerrero, Jalisco y Michoacán, son estados en los que presumen de ser gente “bragada”, y vaya que tienen muy bien ganada su fama, porque para muchas de esas personas resulta más fácil matar a un cristiano que a un animal. Con el añadido de que cuando se sienten agraviados, nunca perdonan y no descansan hasta tener venganza.

Consecuentemente para los del crimen organizado son caldo de cultivo para llevar a cabo no sólo sus negocios, sino hasta para contar con la gente que quieran para también destruir vidas.

Desafortunadamente cuenta mucho el hecho de que junto con Oaxaca, independientemente de tener importantes zonas indígenas, los gobernantes nunca se han preocupado por sacarlos de la pobreza.

Razón por la cual es ahora cuando estamos pagando las consecuencias luego de que también Colima ha sufrido salpicaduras tras cometerse algunos crímenes cometidos por las mafias criminales, lo anterior, no obstante a que aquí somos personas de paz.

Ciertamente teníamos la esperanza de que con el cambio de Gobierno Federal los derramamientos de sangre iban a disminuir, pero las cosas no cambian de tono, antes al contrario, el rugir de la metralla se incrementa.

Siendo lo más lamentable que en esta guerra, han estado cayendo muchos inocentes sin que nadie pueda pararla, por lo que de continuar así, llegará el momento en que todo México esté lleno de fosas clandestinas, guardando los cuerpos de personas de las que sus familiares ya nunca volverán a saber de sus paraderos, y eso, para los gobernantes, ¡debería ser muy vergonzoso!

En honor a la verdad, es a ellos a quienes deberíamos de exigir que se las arreglen como puedan para que vuelva la paz y la tranquilidad. Que a todos esos pueblos jodidos económicamente hablando, en lugar de estarles mandando despensas, que les envíen desarrollo urbano, cultural y económico.

Que ya no vayan más soldados, pues la violencia es algo muy particular de ellos, porque se sienten marginados; en lugar de eso, que les envíen pintores, escultores, buenos profesores, algo que les haga cambiar el enfoque de vida que por tantos años han venido conservando.

 

CASOS Y COSAS

 

El egoísmo bien entendido es filantropía bien practicada. José María Vigil.

UNA CUADRILLA DE TRABAJADORES llegó el lunes anterior a bordo de una camioneta tipo estacas, sin denominación social, de donde descendieron en la calle Obras Marítimas a un costado de la Terminal de Autobuses, para desayunar en la banqueta al filo de las 09:00 horas.

Como en dicho vehículo traían palas y escobas de plástico, nos imaginamos que eran de limpieza y que de Servicios Públicos Municipales los habían enviado a limpiar la calle.

Pero tras permanecer en el lugar un poco más de media hora, y luego de llegar otra camioneta en donde suponemos andaba otro de los “jefes”, abordaron la unidad y se fueron con rumbo desconocido. Lo que sí es seguro, es que de limpieza no eran, porque en el lugar dejaron un montón de basura esparcido por buena parte de la calle.

EL HORARIO DE VERANO concluye el último domingo del mes en curso, por lo que deberemos de atrasar una hora al reloj para volver al tiempo original al que estamos acostumbrados, pero que se ha venido alterando de unos años a la fecha con el cuento de que ahorran energía eléctrica los de la CFE.

Desafortunadamente para los usuarios, es cuando más pagamos por dicho consumo, por lo que para la empresa en mención debe ser doble negocio, ahorran energía y a la vez ganan más dinero.