El Faro


La minería

Gildardo García Beltrán.-

Para un importante sector de la población porteña, el auge minero que se detonó de la noche a la mañana, resultó ser totalmente negativo, ya que de entrada empezaron atacando a la flora y fauna, continuando con importantes afectaciones al medio ambiente.

Obviamente que en ello mucho tendrán que ver funcionarios corruptos y prestanombres, quienes hicieron posible que los orientales se asentaran en tierra de nadie, a sabiendas de que podían hacer y deshacer lo que quisieran con nuestros recursos naturales.

Tan enterados estaban de que aquí se podía hacer lo que quisieran, que luego empezaron a sacar el mineral de contrabando, diciendo que procedía de otros lugares, como Michoacán, pero con toda seguridad también debieron salir de nuestro puerto.

En la actualidad se desconoce cuántas empresas dedicadas a ese ramo continúan operando, y si lo están haciendo legalmente, porque no debemos olvidar que muchas de ellas lo hicieron fuera de la ley, de ahí que presuntamente hayan sido clausuradas.

Desconocemos también a cuánto ascienden los daños originados ecológicamente hablando hasta el momento, ello, porque derrumbaron decenas de hectáreas de bosque, en tanto que contaminaron ríos y arroyos.

Ahora mismo, si usted observa algunas calles del Barrio I en El Valle de las Garzas, notará que sobre las mismas existe una interminable mancha color amarillo, lo cual seguramente debe ser tóxico, por lo que las autoridades encargadas del medio ambiente deberían explicar de qué se trata, porque con toda seguridad provienen de las trituradoras existentes por el rumbo.

La realidad es que por nada del mundo deberá permitirse que continúen operando dichas empresas y mucho menos, que vengan otras, ya con lo de la peletizadora Peña Colorada tenemos.

 

CASOS Y COSAS

 

El que conoce sus defectos está muy cerca de poder corregirlos. Aristarco.

A PROPOSITO DE LA PELETIZADORA, aparte del daño ecológico que ocasiona cotidianamente a los porteños, también origina afectaciones cuando moviliza su producción de pelets hacia el interior del país.

Son decenas de góndolas cargadas con ese producto las que arrastra la máquina del ferrocarril a paso de tortuga, ello, en la mañana, cuando las personas requieren acudir al centro histórico o viceversa.

Que sepamos, dicha empresa no aporta nada en el rubro de obras compensatorias para los manzanillenses, por lo que aparte de asignarle la SCT otro horario en el cual no afecte, el Ayuntamiento porteño deberá solicitarles también que aporten algo en beneficio del municipio, tal y como lo hace la Administración Portuaria Integral (API).

LO QUE CUESTA UN CABALLO, observar a los equinos durante los desfiles o cuando se llevan a cabo las cabalgatas durante los festejos de mayo, resulta muy agradable, porque son todo un espectáculo. Sobre todo porque muchos de ellos están educados a la alta escuela.

Pero lo que desconocen es que para sus propietarios resulta ser una gran inversión económica, ya que de entrada hay que pagar a un arrendador, estarlo alimentando, desparasitando y cambiándole las herraduras.

En tanto que se deberá comprar la silla de montar así como una serie de complementos como rienda, cabezadas, espuelas, botas, en fin, demasiada inversión en algo que se hace por gusto a sabiendas de que en ello no habrá ninguna utilidad, salvo claro cuando no se te muere y logras venderlo, con lo cual recuperas algo de lo invertido. Ya que pese a verse tan fuertes, también son susceptibles de enfermarse, sobre todo de los famosos cólicos, que son mortales, o si se rompen una de sus manitas, forzosamente se tendrá que sacrificarlos.

En algunos lugares pueden lucirse en las plazas de toros o cuando realizan concursos de baile para los equinos, pero en términos generales, se les han estado cerrando espacios, porque ahora se acostumbran más los bailes, jugando a lo sumo tres o cuatro toros ya entrada la noche, con lo cual resulta menos costeable estar manteniendo un equino, salvo claro, que se tenga mucho dinero.